6 de junio de 2016 11:11

La NBA recordó la figura de Ali y su relación entrañable con el baloncesto

Una imagen de Muhammad Ali se muestra como un homenaje antes del inicio del partido de baloncesto de la final de la NBA entre los Cleveland Cavaliers y los Golden State Warriors en el Oracle Arena en Oakland, California, EE.UU. EFE

Una imagen de Muhammad Ali se muestra como un homenaje antes del inicio del partido de baloncesto de la final de la NBA entre los Cleveland Cavaliers y los Golden State Warriors en el Oracle Arena en Oakland, California, EE.UU. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

La familia de la NBA vivió una jornada especial al recordar la figura y memoria del legendario Muhammad Ali con quien siempre mantuvo una relación entrañable y de gran amistad con las grandes leyendas del deporte del baloncesto.

La NBA lo recordó el domingo con especial significado por el impacto que la lucha de Ali tuvo dentro del deporte y de la sociedad estadounidense, con una relación intensa que mantuvo siempre con el mundo del baloncesto.

Ali estuvo ligado a las grandes leyendas del baloncesto profesional que como él también luchaban por los derechos civiles, la igualdad para todos y acabar con el racismo.

Pero a diferencia de Ali, las figuras de la NBA vivían mucho más alejadas del ciudadano de la calle, y también tenían una filosofía de lucha más de enfrentamiento con el sistema.

Todo lo contrario de Ali, que buscaba los mismos objetivos pero a través de las acciones pacifistas, sin violencia, lo que le permitía estar siempre abierto a todos, caminar por las calles de cualquier gran ciudad y estar durante el mismo día en los barrios más pobres como en los de mayor lujo.

Nunca utilizó durante su carrera profesional ningún relaciones públicas, ni en sus reuniones con los periodistas, estos profesionales, llamados de la comunicación, los cortaban con la ya popular frase de "última pregunta".

Ali se esperaba paciente a responder todas las preguntas, le gustasen o no, eso fue lo que lo diferenció de los grandes de la NBA como Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, siempre esquivando a los periodistas, y sin ningún tipo de consideración a la hora de estar junto a los aficionados.

Poco a poco el propio mundo de los atletas, que cada vez fueron más privilegiados gracias al camino que les abrió Ali, dentro del mundo de la NBA se estableció una relación amplia y llena de colaboración.

De ahí que el comisionado de la NBA, Adam Silver reconociese que el mundo del deporte y del baloncesto había perdido a un gran amigo y a una persona excepcional, que siempre luchó por lo que creía, sin importarle el coste que pudiese tener.

El siempre polémico Charles Barkley dijo que ahora que esta de moda ponerse en seguida la medalla de héroe y leyenda, el que siempre se las mereció por todo lo que aportó al mundo del deporte y la sociedad fue Ali.

Al margen de su relación con Russell y Abdul-Jabbar, Ali tuvo un encuentro especial con los profesionales de la NBA en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, cuando impresionó al mundo al portar la antorcha olímpica y sin importarle las dificultades que tenía con el pulso para la enfermedad del Parkinson logró prender la llama del pebetero.

Luego acompañó al equipo nacional de baloncesto y lo vio ganar la medalla de oro, que le dieron de manera honorífica para compensarle la que el mismo ganó en los Juegos de Roma de 1960, pero que luego tiró al río cuando llegó a Louisville y no le hicieron ningún tipo de reconocimiento por ser negro.

Al margen de lo que pueden pensar de Ali, la realidad es que los jugadores de baloncesto, en su mayoría afroamericanos, han sido los que más se han beneficiado con las barreras y la lucha que el legendario excampeón del mundo mantuvo durante toda su vida.

Uno de esos logros será que a partir de este verano los jugadores que sean agentes libres tendrán la oportunidad de ganar una suma importante de millones de dólares con sus nuevos contratos, gracias a los ingresos que la NBA va a recibir por los derechos de televisión.

Pero el más importante de todos, que figuras del momento como Stephen Curry o LeBron James pueden vestir la camiseta que quieran con las reivindicaciones en favor de los derechos civiles o de las causas que consideren justas y no serán rechazados por nadie de la sociedad y mucho menos perderán los millones de dólares que ganan por los contratos de publicidad.

De ahí, que James, el más comprometido con las causas impopulares, reconoció que no se podría comparar nunca a lo que Ali tuvo que enfrentar y conseguir con su lucha permanente.
"Me siento comprometido con mantener el legado de figuras como Ali, pero nunca me podría comparar a él porque reconozco que no me ha tocado enfrentarme a todas las situaciones tan difíciles y adversas que le tocó superar".

Es por eso también que la NBA tuvo un recuerdo muy especial en la noche del segundo partido de las Finales que se disputó en el ORACLE Arena de Oakland y antes que diesen inicio las acciones el protagonista de la noche volvió a ser Ali, el más grande de todos los campeones

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)