9 de septiembre de 2017 00:00

Galo Yépez conmemora su proeza en San Pablo

Galo Yépez (izquierda) posa en su academia de natación con algunos de los trofeos que ha ganado durante su carrera. A la derecha en una de las competencias. EL COMERCIO

Galo Yépez (izquierda) posa en su academia de natación con algunos de los trofeos que ha ganado durante su carrera. A la derecha en una de las competencias. EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martha Córdova
Redactora (D)
[email protected]

“Hay un cúmulo de sensaciones: alegría y nostalgia. Ya son 20 años de la hazaña del Canal de la Mancha. Lo voy a festejar hoy, en el San Pablo, la cuna de todos mis entrenamientos”, dijo Galo Yépez.

Sí, hace dos décadas, el nadador quiteño, cruzó el Canal de la Mancha: desde Dover, en Inglaterra, hasta Calais, en Francia. Los 45 kilómetros de distancia los cubrió en 12 horas y 3 minutos.

“Me lancé al agua a las 03:30. El mar estaba frío, a 12 o 13 grados centígrados”, expresó y en la mente parece que la película de esa hazaña la vuelve a vivir: los nervios y el frío que sintió al iniciar la travesía; la angustia, el cansancio y el mareo después de siete horas de estar en el lago que casi le obligan a retirarse; y el júbilo de haber cumplido el sueño que se impuso tres años antes.

“Me acuerdo que salí del agua y salte, lloré. Lo habíamos logrado”. Recordó todo el proceso de entrenamientos que realizó en Ecuador con José María Chiavassa, su mánager. Con él imaginaba escenarios adversos y ensayaba cómo enfrentarlos. “Luego íbamos al agua y fabricábamos esas posibles situaciones. Recuerdo que en el lago San Pablo, tomó su lancha y se movía en círculos para alterar el oleaje. Llegó hasta saltar sobre mí”.

Cada aniversario lo celebra de manera particular. “Pero esta vez voy a hacerlo con mi familia, que fue incondicional durante mi preparación y en todos estos años. Y, por supuesto con los nadadores. Este aniversario coincide con la travesía al lago San Pablo”.

Cuando pronuncia el nombre del lago otavaleño, se emociona. “Tenía 11 años la primera vez que nadé en el San Pablo. He participado en 48 de las 56 travesías que cada año se realiza, pero calculo que tengo unos 500 cruces”.

El San Pablo fue el escenario más importante en su preparación para ir al Canal de la Mancha. “Para acostumbrar mi cuerpo al agua, pasé 12 horas en el lago. Hice 10 cruces desde las 12 de la noche a las 12 del mediodía”.

Con su familia tiene lista una lancha con los colores blanco y negro, símbolos del Canal; “está la bandera de Ecuador que me lo regaló mi madre y que la llevé. Fue la que se izó en el puerto después que las autoridades locales certificaron mi travesía”.

Ha invitado a nadadores que han incursionado en aguas abiertas y que han logrado resultados importantes para Ecuador. “Van a estar Iván, Esteban y Juan Enderica. También he invitado a Samantha Arévalo, que acaba de lograr la medalla de plata en el Mundial. Me parece una nadadora excepcional, con mucho talento, pero sobre todo con mucha responsabilidad para su preparación”.

Otro invitado es Miguel Armijos, “es otro gran talento de la natación. Ganó la travesía de Cuicocha y está muy cerca de llegar al nivel de los chicos Enderica”.

Galo Yépez participa hoy en la travesía del lago, desde las 08:00. Lo hará con sus hijos y nietos, una de ellas es Angeline, de 7 años.

“No sé si será ella (Angeline), pero yo quiero retornar al Canal con un nadador al que quiero formarlo. Desde hace varios años estoy buscando ese talento para iniciar con él un proyecto de una travesía de esta naturaleza. Hay otras importantes, que requieren de mucho preparación, preferiría formarlo desde pequeño”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)