11 de agosto de 2016 10:38

Michael Phelps va por otro baño en oro y Brasil de Neymar frena antes del abismo

Michael Phelps celebra su medalla olímpica número 23 conseguida en natación en Río de Janeiro. Foto: AFP

Michael Phelps celebra su medalla olímpica número 23 conseguida en natación en Río de Janeiro. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Agencia AFP
Río2016

Michael Phelps quiere mostrar otra vez este jueves en Río 2016 que es un raro ser humano que hizo del agua su hábitat y su compatriota Simone Biles que vive más cómoda en el aire que en la tierra, a diferencia del fútbol basileño que frenó a un paso del abismo.

Ya casi no le queda espacio para colgarse medallas, pero Phelps, de 31 años, seguirá en busca de su cuarta dorada en Río 2016 para llegar a las 22, de las 26 que acumularía en total.

Tras meterse en la final en la víspera, esta vez le toca nadar los 200 metros combinados y cerrará su marcha en Río con los 100 metros mariposa, antes de su retiro que dijo será definitivo.

El deportista más laureado de la historia estuvo a punto de dejarlo antes de los Juegos Olímpicos de Río, pero cambió de idea para ponerle un broche lleno de oro a su carrera y dejar en claro que alejó los fantasmas de una vida que se le estaba haciendo muy complicada.

"He puesto a mi cuerpo a cosas como estas en los últimos años y tengo esperanza de que pueda hacerlo una vez más", dijo Phelps en la zona mixta luego de abrazar a su hijo en la tribuna.

La gimnasta Biles, que no llega al metro y medio de altura, no es menos ambiciosa con el metal precioso: quiere volver a
Estados Unidos con cinco oros. Ya tiene uno en la cuenta en la presentación por equipos.

Ahora de 19 años, no pudo estar en Londres-2012 porque era demasiado pequeña pero no perdió el tiempo y antes de llegar a Rio se transformó en la gimnasta con más triunfos mundiales (10) y la primera en encadenar tres títulos del 'all-around'.

Brasil respira
La 'Seleçao' de Neymar se salvó del cadalso con una goleada 4-0 ante Dinamarca pero aún es muy largo el camino hacia el oro, la medalla más deseada por los brasileños en los Juegos y el único galardón que no ha ganado el pentacampeón mundial.

A los muchachos del menino les han colgado una mochila demasiada pesada cargada con el gran fracaso del
Mundial 2014 y dos eliminaciones en Copas América
(Chile 2015 y EE.UU. 2016) . Todo eso en dos años. Demasiado para el país del fútbol.

Brasil se verá la cara con Colombia con el recuerdo aún fresco de la gran gresca en la Copa América 2015 que le costó a Neymar la expulsión por cuatro fechas y su regreso prematuro a casa.

"Fue una gran actuación del equipo, que intentó en todo momento buscar el gol. Tuvimos un buen número de posesión de nuevo, y cuanto más posesión más nos acercamos al gol, a ganar el partido", dijo el técnico de Brasil, Rogério Micale, en rueda de prensa en la Arena Fonte Nova en Salvador (noreste).

En cambio, su archirrival Argentina, dejó los Juegos de Río en primera ronda con un empate el miércoles ante Honduras, un desenlace natural por el caos en el que ha caído el fútbol 'Albiceleste'.

El entrenador Julio Olarticochea era el único disponible tras la renuncia de Gerardo 'Tata' Martino antes de que el astro Lionel Messi dijera adiós tras quedarse sin título por tercera vez consecutiva.

Argentina a un paso 
Mientras tanto, en baloncesto el 'Dream Team' pasó un gran susto el miércoles ante Australia en su camino que parecía muy sencillo al oro, Argentina con su generación dorada comandada por Manu Ginóbili (oro en Atenas 2004) se clasificará si le gana a la difícil Lituania por el grupo B, el de la muerte.

Por la misma llave, Brasil, la otra potencia sudamericana que viene en alza luego de sacarse de encima a la competitiva España de Pau Gasol, intentará afianzar su confianza frente a Croacia, un quinteto impredecible.

Como es natural todos buscan clasificar a cuartos de final, pero el gran esfuerzo es evitar el cuarto lugar de la llave para sortear al Dream Team en la siguiente fase.

Golf y Zika
El golf reaparece en Río 112 años después de su última incursión en Saint Louis 1904, aunque las estrellas no estarán en tierras cariocas alegando su temor a contraer el virus del Zika.

Solo 8 de los 20 primeros golfistas mundiales decidieron venir a jugar en el nuevo recorrido de Barra da Tijuca (oeste de Rio).

En ausencia de Jason Day, Dustin Johnson, Jordan Spieth y Rory McIlroy, los cuatro mejores jugadores del mundo, aparece el sueco Henrik Stenson, quinto jugador mundial, como favorito.

Mientras, Usain Bolt y las otras figuras del atletismo calientan motores para la gran apertura del deporte rey desde el viernes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)