10 de agosto de 2016 13:42

Katinka Hosszú, la 'dama de hierro' se convirtió en la 'dama de oro'

Katinka Hosszu (der.) de Hungría, celebra al final de la competencia en la modalidad de los 100 metros espalda de natación femenina en  el complejo acuático María Lenk en el Parque Olímpico. AFP

Katinka Hosszu (der.) de Hungría, celebra al final de la competencia en la modalidad de los 100 metros espalda de natación femenina en el complejo acuático María Lenk en el Parque Olímpico. AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE
Río2016

La nadadora húngara Katinka Hosszú, triple campeona olímpica en Río de Janeiro, se ha convertido en una heroína en su país y ha dado tal baño de oro al equipo centroeuropeo que está situado tercero en el medallero.

Hungría tiene 4 medallas de oro, una de plata y una de bronce; y la prensa no ahorra elogios, como "fantástica", "insuperable" o "Katinka Nacional" cuando hablan de los éxitos de Hosszú, campeona en 400 metros estilos,
100 espalda y 200 estilos.

Hosszú con sus tres oros ocuparía el noveno puesto en el medallero por naciones, recuerdan los comentaristas deportivos húngaros, que no olvidan tampoco el oro de Emese Szász (esgrima), la plata de Géza Imre (esgrima) y el bronce de Tamás Kenderesi (natación).

La nadadora húngara Katinka Hosszu compite en la final de la prueba 100 metros espalda en Río 2016. AFP

La nadadora húngara Katinka Hosszu compite en la final de la prueba 100 metros espalda en Río de Janeiro 2016. AFP

Kathleen Baker EE.UU. (izq.) y la húngara Katinka Hosszu compiten en la prueba final de la natación en los 100 metros espalda femenino en el estadio Olímpico Acuático en Río de Janeiro. AFP

Kathleen Baker EE.UU. (izq.) y la húngara Katinka Hosszu compiten en la prueba final de la natación en los 100 metros espalda femenino en el estadio Olímpico Acuático en Río de Janeiro. AFP

La húngara de 27 años se ha unido a la selecta lista de nadadoras que lograron tres medallas de oro en pruebas individuales en unos juegos: la australiana Shane Gould, la estadounidense Janet Evans, la alemana Kornelia Ender y la holandesa Inge de Bruijn.

La herencia familiar de la natación viene de su abuelo,
László Bakos, que fue su entrenador en los inicios de su carrera como deportista y su primer campeonato nacional de su categoría lo ganó en 2003, con 14 años.

La nadadora húngara Katinka Hosszu posa con su medalla de oro en el podio después de competir en la final de los 200 metros libres de natación femenina en Río 2016. AFP

La nadadora húngara Katinka Hosszu posa con su medalla de oro en el podio después de competir en la final de los 200 metros libres de natación femenina en Río 2016. AFP

La "dama de hierro", como se llama ella misma por su capacidad para participar en numerosas pruebas y competiciones, es actualmente la deportista más popular en Hungría.

La de Hosszú es una historia de superación ya que después de los Juegos Olímpicos de Pekín se planteó abandonar porque no alcanzaba los resultados que esperaba.

Tampoco en Londres 2012 logró una medalla olímpica, pese a los buenos resultados que había tenido años antes. En 2009, en el mundial de Roma, ya logró una medalla de oro con un récord mundial en 400 estilos y comenzó a prepararse en EE.UU., entrenada por David Salo, mientras estudiaba psicología en
Los Ángeles (EE.UU.).

En 2012 conoció a su actual entrenador y marido, el también estadounidense Shane Tusup, con quien creó un sistema de preparación centrado en lo físico y un estilo de natación calificado por muchos como poco estético, pero efectivo.

La Liga Europea de Natación (LEN) la eligió mejor nadadora de 2013, y la Federación Internacional como la mejor de 2014 y 2015.

Durante estos Juegos Olímpicos la prensa ya ha cambiado su apodo por el de "dama de oro" y en las redes sociales como Facebook e Instagram son muchos los que la consideran un ejemplo de superación y comparten su alegría al haber logrado por fin resarcirse en unos Juegos Olímpicos.

Y es que su palmarés, con más de 50 medallas en grandes competiciones internacionales, estaba incompleto sin un metal en unos Juegos.

Atrás han quedado algunos conflictos con la federación de su país, con la que tuvo una disputa al pedir mejores condiciones para la preparación de los nadadores y hasta rechazó participar en la campaña del mundial de natación que se organizará en Budapest en 2017.

Ese conflicto ya es agua pasada y la misma federación rechazó las acusaciones de dopaje de la revista Swimming World Magazine de EE.UU. después de que Hosszú batiera en Río el récord de 400 por un margen de dos segundos (4:26:36). "El trabajo duro siempre trae resultados", resume su clave del éxito la nueva "dama de oro".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)