14 de septiembre de 2014 15:05

Mayweather demostró su maestría ante Maidana

Floyd Mayweather Jr. (I) derrotó al argentino Marcos Maidana en mayo del 2014. Foto: AFP

Floyd Mayweather Jr. (I) derrotó al argentino Marcos Maidana en mayo del 2014. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes
Quito

El estadounidense Floyd Mayweather Jr. le ganó la revancha en 12 asaltos al argentino Marcos Maidana, en una complicada pelea que puso a prueba su maestría sobre el cuadrilátero, reteniendo sus fajas de campeón mundial welter y superwelter la noche del sábado 13 de septiembre en Las Vegas.

Según la agencia AFP, esta vez Mayweather no dejó dudas de su victoria y se llevó las tres tarjetas de los jueces con votaciones de 115-112, 116-111 y 116-11, para subir su récord a 47 victorias, sin derrotas, con 26 nocáuts.

El campeón invicto había derrotado al ‘Chino’ Maidana en mayo, en el mismo escenario del hotel-casino MGM Grand, en una controvertida decisión dividida, que dio paso al segundo combate.

Como en el anterior combate, el sudamericano tiró más golpes (572, pero colocó solo 128, mientras ‘Money’ lanzó 326 e impactó 166.

No fue una de las peleas más cerradas de Mayweather, ni la más lucida, ni siquiera la más fragorosa, pero si una de las más complicadas y extrañas de su carrera.

Hubo de todo sobre el encordado. Una supuesta mordida de Maidana en un dedo de la mano izquierda del norteamericano, caídas y empujones, golpes sucios de ambos lados, aunque fue el argentino el único que pagó las consecuencias cuando el réferi Kenny Bayless le restó un punto en el 10º asalto.

Mayweather que corrió más que nunca en el ring, como si estuviera en el encierro de San Fermín, perseguido por la furia ciega de un argentino convertido en un toro. “Yo vine a pelear como siempre. Si a los jueces le gusta ver correlonas como Floyd, está bien. ¿Qué puedo hacer?”, dijo un mortificado Maidana.

Fue Mayweather el que empezó marcando el ritmo de la pelea hasta que Maidana le acorraló contra las cuerdas en la medianía del primer asalto, y logró colar uno de sus ortodoxos derechazos, díscolo, pero doloroso.

Desde ese momento, el estadounidense se montó en patines, toreando a su empecinado rival a base de jabs, tretas de todo tipo y un boxeo de contragolpe que le permitió medrar ante una defensa inexistente.

El golpe más claro de la noche se lo anotó el 'Chino' de Santa Fe, cuando casi al finalizar el tercer acto soltó un derechazo que impactó de lleno en la cara del otrora 'Pretty Floyd' -devenido en 'Money' Mayweather con los años-, quien trastrabilló hasta recostarse en su propia esquina.

En la mitad de la pelea ya se vislumbraba que las únicas tácticas posibles para que cada quien sobreviviera a esta refriega eran diáfanas y sencillas. Maidana solo tenía que atacar, atacar y atacar, mientras Mayweather se limitaría a hacer lo que mejor sabe: esquivar, correr y contragolpear.

En el octavo, Mayweather hizo parar la pelea porque Maidana le habría mordido un dedo de su mano izquierda. El arbitro Bayless llamó al oficial principal, pero no se le hizo una advertencia al argentino.

Bayless penalizó a Maidana con un punto por pasar el codo mientras empujaba a Mayweather, quien cayó a la lona. El castigo pareció innecesario sobre todo porque no hubo advertencias previas.

Después de esto, ya se podía decir que el resultado estaba escrito. El ídolo local no perdía esa noche ni aunque el Chino le diera con la banqueta en la cabeza.

"Fue una pelea complicada, pero la saqué adelante. Felicito a Maidana. Peleó bien" , concluyó Mayweather, quien demostró que pese a las críticas de los que prefieren sangre a toda costa en el cuadrilátero, el boxeo sigue siendo el arte de dar y que no te den.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)