14 de septiembre de 2014 13:35

Serbia y EE.UU. juegan la final del Mundial de Baloncesto

Los jugadores de la selección de EE.UU. y Nueva Zelanda en el Mundial de Baloncesto, el 2 de septiembre de 2014. Foto: EFE

Imagen de archivo de los jugadores de la selección de EE.UU. y Nueva Zelanda en el Mundial de Baloncesto. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Redacción Deportes
Quito

Serbia y Estados Unidos se jugarán el oro del Mundial de baloncesto, hoy domingo 14 de septiembre, en una final que llega con 22 años de retraso, ya que la guerra en la antigua Yugoslavia truncó un duelo entre, seguramente, los dos mejores equipos de la historia. Así lo afirma la agencia AFP.

La cita era en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, donde Estados Unidos acudió por primera vez con los jugadores de la NBA, llevando al genuino y auténtico Dream Team, un grupo irrepetible con Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird, Charles Barkley, Pat Ewing, David Robinson... El mejor equipo en la historia del básquet.

Yugoslavia, a comienzos de la década de 1990 había formado su propio equipo de ensueño, con serbios, croatas y eslovenos: Drazen Petrovic, Vlade Divac, Toni Kukoc, Dino Radja, Alexandr Djordjevic, Dejan Bodiroga, Pedrag Danilovic, Jure Zdovc... muchos de ellos campeones del mundo en 1990, eliminando en semifinales a Estados Unidos.

Seguramente, Europa nunca había visto un equipo de tanta calidad, pero el conflicto de los Balcanes que se originó en 1991 acabó con el sueño de ver a estos dos equipos frente a frente.

Mucho han cambiado las cosas en 22 años. Yugoslavia dejó de existir y ni siquiera ha podido heredar los títulos logrados bajo el nombre de la confederación o posteriormente los logrados junto a Montenegro.

En lo deportivo, la liga estadounidense (NBA) sigue siendo la referencia mundial y pese a que Estados Unidos no ha presentado en España a sus estrellas, el equipo que entrena Mike Krzyzewski se ha mostrado más que nunca como eso, un verdadero equipo.

Fuerte y agresivo en defensa, letal al contragolpe... a imagen de Kenneth Faried, el mejor de los norteamericanos en este campeonato.

Un grupo con un potencial físico impresionante que acaba por arrollar a sus rivales en las segundas partes. Así ha sucedido en los tres partidos de eliminatorias, contra México, Eslovenia y Lituania.

Si los rivales más o menos llegan al descanso metidos en el partido, acaban claudicando sobre todo en los terceros cuartos, donde los estadounidenses promedian más de 31 puntos, por apenas 15 de sus oponentes. El origen de todo es la gran defensa del equipo de Coach K, que le permite robar un 24% más de balones que en las primeras partes y anotar un 25% más de puntos al contraataque.

Pese a que el Team USA ha ganado sus partidos en ese Mundial por más de 31 puntos de media (101,5 anotados por 69 recibidos), también ha demostrado alguna carencia: dificultades para atacar en estático, porcentajes de tiro muy mejorables y lagunas en la defensa exterior, sobre todo con un James Harden transparente en labores de contención.

Esos puntos serán los que deberá tratar de aprovechar Serbia para tener alguna opción de ganar el oro. Y, potencialmente, tiene armas para plantar cara a Estados Unidos.

Cuenta con un potente juego interior, formado por Miroslav Raduljica y Nenad Krstic, que defienden bien la pintura y rebotean bien, imprescindible para evitarlas contras rivales. Cuenta con una poderosa batería de tiradores exteriores, liderada por Milos Teodosic y Bogdan Bogdanovic y, sobre todo, los serbios son maestros en jugar en el cinco contra cinco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)