4 de mayo de 2017 00:00

El Huairasinchi probó la mente y la resistencia de los atletas

Gonzalo Espinosa, Joaquín López, Victoria Calisto y Felipe Munchmeyer (arriba), en la  meta.  Foto: cortesía Huairasinchi

Gonzalo Espinosa, Joaquín López, Victoria Calisto y Felipe Munchmeyer (arriba), en la meta. Foto: cortesía Huairasinchi

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Deportes
(D)
deportes@elcomercio.com

En medio de la oscuridad, Victoria Calisto, Joaquín López, Felipe Munchmeyer y Gonzalo Espinosa arribaron a la meta del Huairasinchi, en el sector de Tumbabiro, Imbabura, el lunes por la noche.

Llegaron pedaleando al destino final de la extenuante competencia de aventura, que se inició la mañana del sábado pasado y congregó a 172 deportistas extremos, entre ecuatorianos y extranjeros.


Las luces de los cascos que usaban alertaron a las personas que aguardaban a los deportistas. Al ver su arribo, empezaron a aplaudirlos y a gritar frases de aliento. "¡Bravo, campeones, bravo!", gritaban los espectadores. 
Iluminados por los focos, los cuatro corredores, integrantes del equipo Terra Aventura, culminaron su trayecto y se proclamaron los vencedores de la categoría Élite de la lid internacional.

El mérito de ellos es que finalizaron la prueba en un tiempo de 62 horas y 20 minutos. 
Por este triunfo, Terra Aventura se ganó el derecho a participar el Mundial de Aventura, que se realizará en Wyoming, Estados Unidos, desde el 8 de agosto de este año, con los gastos pagados. 


Uno de los organizadores de la competencia se acercó a los triunfadores y les pidió que se bajaran de las bicicletas y se quitaran los cascos. Entre los aventureros había satisfacción, alegría, pero en sus rostros también se veían cansancio y lágrimas.

Tras posar para la foto oficial, se abrazaron. Fue un desafío cumplido. 
Para competir en este torneo, el grupo de superatletas cumplió un entrenamiento específico desde hace cuatro meses. Se ejercitaron en el parque Metropolitano, en Cumbayá, en el parque La Carolina... Ellos llegaron a la lid con el aval de su participación en el Mundial de Aventura del año pasado, en Australia.

Entonces, completaron el desafío de 627 kilómetros en 129 horas y fueron los mejores latinoamericanos. 
Esta vez, debían recorrer 313 kilómetros, que comprendieron las modalidades de trekking, kayak y ciclismo de montaña. 
López es el capitán de Terra Aventura. Tiene 24 años y se involucró en el deporte extremo desde hace seis años. Para él, lo más difícil de pruebas como el Huairasinchi es la navegación, que consiste en descubrir las rutas de las pruebas a través de mapas y con la ayuda de brújulas.


Según la organización, 11 equipos se retiraron y no lograron terminar la competencia. La organización dijo que fue por diferentes causas. 
Life Adventure Team 
llegó segundo a la meta
. Victoria Calero, quiteña de 25 años, es una de las integrantes de Life Adventure Team, que también lo conforman el capitán Francisco Pinto, Gonzalo y Juan José Calisto.

La capitalina aún recuerda los últimos tramos del camino a la meta del Huairasinchi. "En los kilómetros finales solo veía animales y banderas... Creo que ya estaba alucinando", dice entre risas la deportista. 
Así, ella y sus compañeros cruzaron la meta en 67 horas.

Gonzalo Espinosa, Joaquín López, Victoria Calisto y Felipe Munchmeyer (arriba), en la  meta.  Foto: cortesía Huairasinchi. Foto: cortesía Huairasinchi

Gonzalo Espinosa, Joaquín López, Victoria Calisto y Felipe Munchmeyer (arriba), en la meta. Foto: cortesía Huairasinchi. Foto: cortesía Huairasinchi

Su tiempo les permitió alcanzar el segundo lugar y, también, el cupo al Mundial de Aventura. El grupo tuvo el apoyo del experimentado Gonzalo Calisto.
 Para Victoria era su primera participación en el Huairasinchi. Por ello, considera que superó las expectativas que se planteó al inicio de la competición. "Quizás para mis compañeros el objetivo sí era llegar al podio de ganadores, pero para mí era cumplir un buen papel", expresa la deportista. 


La estrategia del Life Adventure Team para llegar en buena posición fue dormir solo dos horas en el segundo día de la prueba. 
Luego de 45 horas de prueba y tras completar el kayak en los ríos de Imbabura, los deportistas decidieron descansar en la madrugada. Con ello, no debieron leer los mapas en la oscuridad de esas horas. 


Eso les permitió ganar ventaja sobre los equipos europeos, con quienes se disputaban el segundo lugar de la competición. 
Otra de las claves de su buen puesto fue trabajar en grupo, desde el inicio. "Pusimos mucho corazón y esfuerzo", expresa Victoria. Una de las especialidades de ella es el ciclismo. Además, según sus compañeros, le pone energía y alegría al equipo. 
Al inicio, el Huairasinchi comprendía ocho etapas, pero la organización eliminó la octava fase de trekking. Así, se unieron la sexta y octava etapas de ciclismo. Eso hizo que al final, los deportistas corrieran 161 kilómetros consecutivos en bicicleta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)