22 de febrero de 2016 10:17

Pablo Cuevas venció a Guido Pella y conquistó el Abierto de Río de Janeiro

El tenista uruguayo Pablo Cuevas celebra al ganar el torneo Río Open 2016 tras vencer en la final al argentino Guido Pella, en Río de Janeiro (Brasil). EFE

El tenista uruguayo Pablo Cuevas celebra al ganar el torneo Río Open 2016 tras vencer en la final al argentino Guido Pella, en Río de Janeiro (Brasil). EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El tenista uruguayo Pablo Cuevas, 45 de la clasificación ATP, venció este domingo en una disputada final a tres sets al argentino Guido Pella, (puesto 71) y conquistó el Abierto de Río de Janeiro, el cuarto título de su carrera individual, pero el primero que logra en un torneo ATP 500.

Durante un encuentro que estuvo interrumpido durante más de tres horas por la lluvia, el uruguayo acabó imponiéndose con parciales de 6-4, 6-7 (5/7), 6-4 a Pella, que disputaba en Río la primera final de su carrera.

Después de haber eliminado en la víspera al primer sembrado del torneo, y cinco del mundo, Rafael Nadal tras tres horas y media de juego, Cuevas agradeció la pausa por la lluvia y regresó más fuerte a un choque en el que Pella nunca se daría por vencido.

"Es el cuarto título, pero mi primer ATP 500, es especial por haber ganado a Nadal en las semifinales. Creo que fue un gran partido, sentí que jugué bien y mi servicio me ayudó mucho, felizmente acabé la semana de la mejor manera", celebró el uruguayo, que logró 14 aces en la final.

Pasado por agua
Cuando la lluvia encharcó la pista central, los finalistas llevaban 27 minutos de un encuentro muy parejo, empatado entonces
3-3 en el primer set.

Pero después de la larga pausa, el uruguayo echó mano de su potente saque, una de las armas con las que había derrotado a Nadal la víspera, y logró siete 'aces' en el primer set.

Un poco más consistente en el fondo de la pista, Cuevas consiguió el primer 'break' del partido cuando los dos tenistas estaban empatados 4-4. Enseguida, confirmó su saque y cerró el primer set 6-4.

El juego siguió muy equilibrado en el segundo parcial, que tuvo que decidirse en un 'tie-break' que se llevó Pella 7/5, empatando el encuentro gracias a dos lindas devoluciones de saque que sorprendieron a Cuevas.

El equilibrio tampoco parecía romperse en el tercer set y los dos sudamericanos continuaron anotando sus servicios con cierta facilidad, pero sin posibilidades de 'break' en los nueve primeros juegos.

Fue sólo en el décimo, venciendo por 5 a 4, cuando Cuevas tuvo la primera oportunidad, que acabó convirtiéndose en el punto que valdría el campeonato.

"Significa mucho llegar a la final. Soy un jugador como cualquier otro y no me gusta perder una final, pero nunca fui el favorito en ningún partido y gané a grandes jugadores. Pablo es un gran jugador y ganó merecidamente", valoró Pella tras el encuentro.

Nacido en la argentina Concordia, pero criado en Salto (500 km al noroeste de Montevideo), Cuevas ha logrado hasta ahora los mayores éxitos de sus 12 años de carrera como tenista de dobles. Junto al peruano Luis Horna, conquistó Roland Garros en 2008 y el año pasado fue campeón en Roma con el español David Marrero.

También fue en 2015 cuando alcanzó su mejor posición en el ranking, 21º del mundo, poco después de vencer el torneo de Sao Paulo y de llegar a la final en Estambul, donde cayó ante Roger Federer. Con su triunfo en Rio, el salteño trepará este lunes hasta el 27º lugar.

Hasta este domingo, Cuevas sumaba a su título del año pasado en la mayor ciudad de sudamérica los que había logrado en Umag y Bastad en 2014, todos de categoría 250.

La semana inolvidable de Pella
Pese a la derrota, Pella cerró en Río la mejor semana de su carrera, donde no sólo jugó su primera final, sino que fue llamado por el seleccionador albiceleste para disputar la ronda inicial del Grupo Mundial de la Copa Davis contra Polonia. Además, este lunes saltará del 71º al 42º puesto en el 'ranking' ATP.

El tenista de Bahía Blanca comenzó dando el golpe contra el estadounidense John Isner (11º) el martes al deshacerse del cuarto sembrado del torneo en el tie break del tercer set después de tres horas de partido.

La última sorpresa, sin embargo, llegó el sábado cuando venció con inesperada facilidad a uno de los tenistas más en forma del inicio de temporada, el austriaco Dominic Thiem (19). En un encuentro marcado por la lluvia y el aire, el argentino echó mano de sus entrenamientos de niño en la ventosa Bahía Blanca para dejar fuera de la final al reciente campeón en Buenos Aires, que venía además de eliminar en cuartos al segundo sembrado del torneo, David Ferrer.

En el cuadro femenino, la italiana Francesca Schiavone logró el séptimo título de su carrera al imponerse en la final a la estadounidense Shelby Rogers en tres sets, con parciales de
2-6, 6-2, 6-2.

Con 35 años, Schiavone había llegado al torneo carioca como 132 del mundo, muy lejos del nivel alcanzado en 2010, cuando fue campeona de Roland Garros, pero acabó tomando el relevo de su compatriota Sara Errani, triunfadora el año pasado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)