11 de October de 2013 19:20

El deporte español llora la muerte de María de Villota

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La muerte de la expiloto María de Villota, que fue hallada sin vida hoy en un hotel de Sevilla, produjo una fuerte conmoción e incredulidad en todo el mundo del automovilismo y del deporte español.

"Aún no me lo creo y necesito un tiempo para reflexionar. Es una noticia muy triste para el mundo del automovilismo, puesto que María era muy querida por todo el mundo. Ahora, lo único que podemos hacer es rezar por ella y su familia", afirmó el doble campeón del mundo de Fórmula Uno, Fernando Alonso. Desde Shanghái, donde se encuentra compitiendo, el tenista Rafael Nadal definió el adiós de María de Villota como "una gran desgracia" que convierte la jornada de hoy en "un día triste para el mundo del deporte español".

El actual número uno de la clasificación de la ATP alabó las "ganas de hacer cosas" de la expiloto, que el pasado año sufrió un accidente durante un test aerodinámico que le costó la pérdida de un ojo, e indicó que "eso era un buen ejemplo para todos los demás". Su capacidad "de superar semejante tragedia y transformar lo negativo en positivo" fue reconocida por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que lamentó la muerte de la española, de 33 años.

"María fue capaz de hacer eso y de estar más radiante que nunca, lo que requiere un ánimo asombroso y merece respeto y admiración", señaló en nombre de la FIA Michèle Mouton, responsable de la Comisión de Mujeres del Motor de la organización. Del mundo del motor, al que María de Villota llevaba vinculada desde niña, ya que su padre, Emilio, también fue piloto, se sucedieron mensajes que hablaban de "injusticia".

Así definió la muerte de la expiloto Carlos Sainz, entre lágrimas, desde el Festival de Históricos de Automovilismo en el Circuito de Jerez. "La sonrisa permanente de María, su buen hacer y su incansable labor en pro de la superación personal serán imborrables", afirmó el Real Automóvil Club de España (RACE) en un comunicado. Al torrente de condolencias por el fallecimiento de María de Villota se sumaron algunos de los responsables de las instituciones deportivas españolas.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, subrayó su "condición de luchadora" y habló de María de Villota como "una deportista y una persona admirable" al tiempo que avanzó que recibirá, a título póstumo, la medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo. El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, dijo a EFE que María de Villota era "la persona que más alegría tenía de vivir" y destacó sus ganas "de dar cosas a los demás, porque veía que hay personas que no aprecian lo maravilloso que da la vida".

"María era excepcional. Ha sido un ejemplo y un modelo de superación. Hay que reconocer todo lo que ha hecho como deportista pero la medalla que ganó como persona, por los valores que demostraba, es muy superior", comentó el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. Por su parte, Ana Muñoz, directora general de Deportes, apuntó a EFE: "Me quedo con las palabras de su familia que me han emocionado mucho y me han transmitido paz".

En un emotivo comunicado, la familia de María de Villota agradeció el "año y medio de más" que vivió tras al grave accidente de julio de 2012. "María se nos ha ido. Tenía que ir al cielo como todos los ángeles. Doy gracias a Dios por el año y medio de más que la dejó entre nosotros", rezaba la nota. Un "injusto desenlace para quien se ha aferrado tanto a la vida", apuntó Fermín Cacho, campeón olímpico de 1 500 metros en Barcelona 1992.

También se sumaron al dolor por la muerte de María de Villota los pilotos españoles que disputan el Gran Premio de Malasia de motociclismo Marc Márquez y Dani Pedrosa, del equipo Repsol Honda, y Jorge Lorenzo. La montañera Edurne Pasabán, la capitana del equipo español de Copa Federación Conchita Martínez, la exgimnasta Almudena Cid y la nadadora Teresa Perales, entre otros, también enviaron sus condolencias a la familia a través de las redes sociales.

María de Villota, de 33 años, falleció en un hotel de Sevilla poco antes de una conferencia que iba a pronunciar en el congreso "Lo que de verdad importa", una iniciativa dirigida a jóvenes universitarios y preuniversitarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)