1 de febrero de 2018 00:00

Delfín cambió la base de su plantilla

La plantilla de Delfín se entrenó ayer en las canchas de las formativas de Emelec, en el parque Samanes

La plantilla de Delfín se entrenó ayer en las canchas de las formativas de Emelec, en el parque Samanes. Foto: Enrique Pesantes/EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El uruguayo Rodrigo Cabrera viene de una familia de futbolistas. Su abuelo, papá y hermano menor jugaron profesionalmente, por lo que siente orgullo de tener un ‘linaje deportivo’. El zaguero charrúa llegó en diciembre pasado a Manta, para reforzar al Delfín.

Su hermano menor, Leandro, juega en el Getafe de España; su papá, Sergio, fue futbolista profesional y actualmente es entrenador. Finalmente, su abuelo José Sassia fue figura en la época de oro de Peñarol y compartió el camerino con Alberto Spencer.

Lejos de ser un peso para su carrera, la tradición futbolera de su familia es una motivación para el defensor de 28 años. Durante su carrera pasó por clubes de su país, Argentina, Venezuela y España.

‘Lolo’, como lo conocen en su patria, se acopló rápidamente a los trabajos que encabeza el entrenador Guillermo Sanguinetti. Conversa con sus compañeros en las prácticas y poco a poco entra en confianza, con bromas y empujones.

Es el líder de la defensa ‘cetácea’. En el último partido, ante Barcelona, hizo gala de su buena velocidad que sirvió para anticipar los ataques de los delanteros canarios.

Cabrera es uno de los 12 futbolistas nuevos con los que contará Delfín para esta temporada, en la que jugarán el torneo local y la Copa Libertadores. Los manabitas iniciaron un nuevo proceso deportivo.

Nueve jugadores salieron en esta temporada, incluyendo a todos los extranjeros. De ellos, seis eran titulares. Por esa razón, Sanguinetti se vio obligado a cambiar su base y a diseñar un nuevo equipo de cara a la doble competencia.

“Tenemos muchos cambios respecto del año pasado, por eso tenemos que encontrar el funcionamiento lo más pronto posible. La idea es la misma que en la temporada anterior, por eso armamos el equipo de atrás para adelante”, dijo el DT charrúa.

Esas desvinculaciones complicaron el objetivo del entrenador, que se planteó un proyecto a mediano plazo con esa plantilla. Sin embargo, tras haber conseguido el vicecampeonato nacional, debe iniciar un nuevo proceso.

El punto fuerte del Delfín el año pasado fue su defensa, por eso este año apostaron por la contratación de zagueros con experiencia. Cabrera es uno de ellos, el entrenador conoce su rendimiento, porque lo seguía de cerca en el campeonato charrúa.

Para la ofensiva, mantuvieron a sus goleadores Roberto Ordóñez y Carlos Garcés. Este último estaba lesionado y ayer empezó a realizar tareas con balón, a la par del resto de sus compañeros.

El entrenador dejó claro que aún pueden seguir sumando jugadores, antes del inicio del torneo. Para ello, se reunirá en los próximos días con el presidente José Delgado. Tienen un cupo de extranjero por definir.

“Los nuevos se acoplan rápido porque se los recibe bien. Tenemos la presión de hacer una buena campaña y eso motiva a todos”, dijo el entrenador, después de la práctica que realizaron la mañana de ayer.

Al igual que la temporada anterior, los manabitas manejan un presupuesto de USD 3 millones, que se sostiene con el aporte de los auspiciantes, la venta de derechos de televisión y la asistencia de hinchas al estadio.

A causa de su primera participación copera, realizaron dos semanas de pretemporada en el Complejo Naval de Montevideo, en Uruguay. El presidente José Delgado consideró que ese roce internacional era necesario, de cara al debut en la Libertadores.

En el torneo internacional deberán medirse a Atlético Nacional de Colombia, Bolívar de Bolivia y Colo-Colo de ­Chile. Debutarán el 28 de este mes en Manta, ante los bolivianos.

Luis Luna, capitán del equipo, considera que el plantel está capacitado para pelear los puestos estelares en los dos torneos, pese a los cambios que sufrió la plantilla.

“Lo demostramos en Uruguay y ante Barcelona. Claro que cuesta adaptarse a los nuevos compañeros, pero son grandes futbolistas y poco a poco nos vamos entendiendo”, dijo el ‘Samurái’.

Durante esta semana, los manabitas se entrenarán en Guayaquil debido a su participación en la Copa del Pacífico. Mañana se medirán a Emelec, en la final de este torneo amistoso, en el estadio George Capwell.

Delfín debutará en el campeonato nacional este domingo, en Quito, frente a Aucas.  El partido está programado para las 12:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)