8 de octubre de 2015 23:55

Los cuencanos se embriagaron de emoción con los goles de Erazo y Caicedo

Un grupo de jóvenes, entre ellos Pablo Coellar, Andrés Flores, Juan Fernando Carpio y Esteban Torres celebraron la victoria de Ecuador ante Argentina. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Un grupo de jóvenes, entre ellos Pablo Coellar, Andrés Flores, Juan Fernando Carpio y Esteban Torres celebraron la victoria de Ecuador ante Argentina. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 4
Contento 29
Manuel Quizhpe

La avenida Remigio Crespo, ubicada en la parte baja del Centro Histórico de Cuenca, fue el centro de las celebraciones del triunfo de Ecuador ante Argentina (2-0). Las calles se llenaron de vehículos, cuyos conductores hacían sonar los pitos y flameaban banderas y camisetas de la Tricolor.

Otros cuencanos, en cambio, no se incomodaban en ver una y dos veces los goles marcados por Fricson Erazo y Felipe Caicedo, que se repetían por las pantallas gigantes. No faltaron quienes festejaron de manera desenfrenada. Un bus de la Policía Nacional llegó al lugar con más de 20 uniformados para controlar el orden y evitar desmanes.

Pablo Coellar sintetizó la histórica victoria con la siguiente frase: “Jugamos como nunca y ganamos como nunca”. En su criterio, Christian Noboa, Antonio Valencia y Jefferson Montero jugaron su mejor partido con la Tricolor.

Andrés Flores, por su parte, consideró que por primera vez los ecuatorianos festejaron una victoria sin sufrir durante el partido. “Fuimos contundentes, es histórico este triunfo, pasarán generaciones para ver otro triunfo de visitante ante Argentina”.

Juan Fernando Carpio calificó como una victoria sorprendente para todos los ecuatorianos, puesto que el más optimista apostaba por un empate. “La actitud de Valencia fue otra con relación a los partidos anteriores, demostró porqué juega en el fútbol europeo”.

Esteban Torres, quien besaba la camiseta Tricolor de manera insistente, destacó que se ganó al doble campeón mundial y último finalista de Campeonato Mundial de Fútbol en Brasil 2014. “Tenemos un equipazo, le irrespetamos a Argentina en su estadio, ante su público”.

Carlos Vásquez, junto con su familia, hacía flamear la bandera de Ecuador que la llevaba en su mano derecha y recorría en un vehículo a los largo de la avenida Remigio Crespo. Los restaurantes, licoreras, pizzerías estaban repletos de personas menores de 30 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)