4 de abril de 2018 20:03

Un niño futbolista con anorexia sueña con abrazar al 'Toño' Valencia

El futbolista de 12 años con sus padres: Manuel Cordero y Fernanda Tacuri.  Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO.

El futbolista de 12 años con sus padres: Manuel Cordero y Fernanda Tacuri. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 28
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 24
Manuel Quizhpe. Redactor

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A Gabriel Cordero Tacuri le faltan calificativos para expresar su admiración por Antonio Valencia, el futbolista ecuatoriano que milita en el Manchester United. Su sueño es estrechar su mano, abrazarlo y verlo jugar en directo en uno de los estadios del fútbol inglés.

“Daría lo que sea por estar cerca de él”, sostiene en tono emocionado. Este niño cuencano vive momentos de emoción gracias a su madre, Fernanda Tacuri, quien por su cuenta de Twitter (@ftacuri) pidió al capitán del Manchester que le enviará un saludo de cumpleaños para su hijo que sufre anorexia nerviosa.

El 12 de abril cumplirá 12 años y Valencia se comprometió, por la misma vía de Twitter (@anto_v25), enviarle el video y apoyarle para lo que Gabriel necesite. Esa actitud del jugador oriundo de Nueva Agrio, Sucumbíos, hizo llorar a Tacuri y fue una emoción indescriptible para Gabriel Bernardo.

Ese intercambio entre Valencia y Tacuri fue el 3 de abril del 2018; mientras este miércoles 4 de abril, antes de que se vaya a la escuela, su progenitora le comunicó del particular al pequeño. “No pude guardar la sorpresa, además nunca pensé que iba a tener tanto impacto en las redes sociales”, comenta Tacuri, quien vive sentimientos encontrados.


Gabriel es alumno del séptimo de básica de la Unidad Educativa Técnico Salesiano y este miércoles 4 de abril, al llegar a clases, sus compañeros le recibieron con aplausos, incluso “me pidieron autógrafos”, cuenta sonriente. “Soy un admirador de Antonio Valencia desde que llegó al Manchester United, no me pierdo los partidos que juega”.

Según Manuel Cordero, su hijo dejó de entrenar desde la segunda semana de diciembre del 2017 debido a que su salud empezó a deteriorar. “Tiene una supresión casi total del apetito y por eso está con un equipo médico, un psicólogo y una nutricionista. Está mejorando”.

Su progenitor recuerda que Gabriel empezó a jugar fútbol a los cinco años. Ha conseguido algunos títulos interescolares y ha participado en los campeonatos que organiza Diario El Universo. También ha viajado a Perú y Loja con la Academia Fútbol Total, en la que entrenaba hasta diciembre del 2017.

Gabriel Cordero anhela retornar pronto a las canchas. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO.

Gabriel Cordero anhela retornar pronto a las canchas. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO.

Gabriel, de 1, 67 metros de estatura, está seguro que sus 12 años lo festejará de manera diferente. “Espero con ansias el saludo de Antonio Valencia, que será el mejor regalo que reciba”. También agradece a su madre por la iniciativa de escribirle al Toño. Las redes sociales son una maravilla, reconoce.

Fernanda Tacuri, en cambio, espera que el mensaje de aliento de Valencia le ayude a seguir luchando por recuperarse de su enfermedad. “La bondad de Valencia es única y vale un cielo”. Ella llora al contar que cada semana es una lucha constante. El niño debe asistir a las consultas con la nutricionista y el psicólogo.

Gabriel, hincha del Deportivo Cuenca, se desempeña en la cancha como defensa central o volante de creación. Él sabe los nombres de la mayoría de integrantes del “Cuenquita”, como lo dice con cariño. Igual, conoce a todos los rivales del Manchester United y a los futbolistas más destacados del fútbol inglés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (1)