20 de septiembre de 2016 00:00

La crisis se agudiza en clubes del Austro

Liga de Lojajugando en el estadio Bellavista de Ambato ante el Macará en la serie B. Foto: Referencial

Liga de Lojajugando en el estadio Bellavista de Ambato ante el Macará en la serie B. Foto: Referencial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Manuel Quizhpe
mquizhpe@elcomercio.com

Una llamada telefónica a Pedro Larrea, por parte del presidente encargado de Liga de Loja, Robert Ludeña, evitó una suspensión del club y el automático descenso a la Segunda categoría.

El equipo lojano debía cancelar cerca de USD 10 000 al actual volante de El Nacional para jugar de local, el sábado pasado, ante Gualaceo SC. Pero, al no contar con ese dinero, Ludeña imploró a Larrea que lo esperara y retirara la demanda en la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

Así lo hizo el futbolista lojano y eso permitió que el club de su ciudad no perdiera la categoría. Sin embargo, la solución es momentánea. El representativo de la ‘Garra del Oso’ deberá cubrir seis pagos por cerca de USD 10 000 cada uno, por concepto de salarios vencidos.

Los actuales futbolistas y cuerpo técnico de Liga de Loja aún no reciben sus salarios de mayo, junio, julio y agosto. Hace una semana, tras cobrar la segunda quincena de abril, los jugadores firmaron el rol de junio para evitar la pérdida de un punto en la FEF.

Ludeña contó que las dos últimas quincenas pagadas salieron de los bolsillos de los dirigentes. Es decir, USD 31 000. Por este motivo, se muestra renuente a hacerse cargo del equipo de manera definitiva.
Con el propósito de recaudar fondos que permitan pagar las deudas más apremiantes, el conjunto lojano realizará este viernes una tele-radio maratón, con el apoyo del Municipio de Loja.

Un informe económico del presidente renunciante, Jaime Villavicencio, detalla que el déficit asciende a 2,6 millones. Ludeña lamenta que el dirigente saliente haya dejado “prácticamente quebrado” al club y con una serie de reclamos en la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Telmo Castro, presidente de la Asociación de Fútbol Profesional de Loja, reconoce que la entidad a su cargo no tiene dinero como para ayudar a uno de sus afiliados. En la mayoría de fechas de este año, “no hemos cobrado al club el 3% de la taquilla que por ley nos corresponde, en cada programación de local”. Esa es una ayuda.

Villavicencio, en una entrevista con la radio cuencana La Voz del Tomebamba, confesó que daría todo para recuperar la tranquilidad de su familia. A su criterio, Liga de Loja le adeuda más de USD 100 000, puesto que giraba cheques personales para que el equipo no fuera sancionado en la FEF.

Deportivo Cuenca espera recaudar USD 100 000
Luis Capón, exguardia del ‘Expreso Austral’, no oculta su malestar por los ofrecimientos incumplidos. Su deuda es de USD 6 500 y está decidido a llegar a las últimas instancias para que se cancele ese monto que requiere de urgencia.

Él quedó desempleado en octubre del 2015, debido a que el complejo de Patamarca pasó a otro dueño. El centro se vendió en USD 3 185 000 para cubrir múltiples deudas y así evitar la desaparición del club.

Capón demandó al club por USD 87 000, por nueve años de trabajo. Luego negoció con la dirigencia y acordó cobrar USD 13 000. Recibió la mitad en enero pasado y el resto se ofreció pagar un mes después, pero aún no se concreta.

Según Capón, la dirigencia le ofreció pagar los USD 6 500 el pasado 14 de agosto, después de cobrar a uno de los auspiciantes, pero no se efectivizó. Por lo tanto, está decidido a tomar otras acciones con su abogado. “Fui demasiado flexible, pero ya no puedo esperar más, necesito urgente ese dinero”.

Como él, hay otros acreedores que reclaman sus pagos. En la nómina están el empresario argentino Hugo Castañeira, cuyo monto asciende a USD 39 000. Este prestó dinero al club. Igual, Andrés Ríos y Ana Argudo, exfutbolista y excolaboradora, a quienes se les adeuda USD 38 000 y 35 000, en ese orden. Existen otras deudas a exfutbolistas.

Castañeira hizo la demanda y la Unidad Judicial de lo Civil de Cuenca, el pasado 30 de agosto, declaró con lugar el concurso de acreedores, presumiéndose la quiebra de la persona jurídica del club. Las partes se han mantenido en conversaciones.

El panorama se complica, puesto que se adeuda tres meses de sueldo al plantel de jugadores y cuerpo técnico (sin considerar septiembre). Hace dos semanas, el equipo dirigido por el argentino Gabriel Cosenza perdió un punto en la Ecuafútbol por no presentar los roles de pago de junio.

Los futbolistas se negaron a firmar el rol de junio, puesto que, un mes antes, ya lo hicieron y la dirigencia incumplió con sus ofrecimientos. Andrés Oña, uno de los capitanes del equipo, dejó en evidencia el mal momento que viven algunos compañeros por la crisis.

Para recaudar fondos que permitan cancelar al menos un mes de sueldo, el club organizará este viernes una tele-radio maratón. La meta de la dirigencia es recaudar más de USD 100 000. Además, se espera la cancelación de algunos de sus auspiciantes, cuya deuda, hasta la primera semana de septiembre, ascendía a los USD 160 000.

Este Diario consultó al presidente del Deportivo Cuenca, Galo Cárdenas, ¿cuál es el déficit actual del club? El dirigente respondió que se está afinando el informe económico y que, en unas dos semanas, se hará público.

A la espera de los recursos económicos, ambos equipos se entrenan con normalidad para sus próximos cotejos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)