8 de febrero de 2018 00:00

Los clubes carecen de normativa estándar para chequeos médicos

El futbolista Édison Vega, de Liga de Quito, fue sometido a exámenes antes del inicio de la pretemporada en una clínica de la capital. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

El futbolista Édison Vega, de Liga de Quito, fue sometido a exámenes antes del inicio de la pretemporada en una clínica de la capital. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Mauricio Bayas
mbayas@elcomercio.com

Joao Paredes, de 21 años, acumuló 90 partidos en el fútbol profesional. El esmeraldeño anotó 21 goles en tres años (2015-2017), pero nunca se sometió a un electrocardiograma ni a ninguna prueba de esfuerzo al inicio de su carrera futbolística.

Él se hizo exámenes médicos de rutina para practicar fútbol de alto rendimiento. Se realizó pruebas básicas de sangre, de heces, diagnósticos antropométricos, revisión de odontología, de nutrición...

Así pasó del fútbol barrial en el cantón Pelileo, en Tungurahua, a jugar en Técnico Universitario y el año pasado en el Delfín de Manta. Joao saltó a Primera sin un estudio detallado de su corazón.

Patricia Torres,la empresaria del futbolista, recuerda que fue el técnico Carlos Calderón quien le abrió las puertas en el ‘Rodillo’, por sus cualidades de goleador en las barriales.

“En ninguno de los dos equipos que estuvo le hicieron exámenes rigurosos a Joao. Este año iba a firmar el contrato con Liga de Quito, pero le detectaron arritmia cardíaca y fibrosis y le prohibieron hasta el fútbol social”, cuenta Torres.

Al recibir la noticia, Paredes lloró. Los médicos de la ‘U’ le hicieron ocho exámenes y un grupo de médicos cardiólogos analizó su caso.

La recomendación fue que dejara el fútbol y actividades de esfuerzo físico para evitar que las paredes de su corazón siguieran engrosándose y sufriera una muerte súbita. Debe someterse a un tratamiento.

Desde que recibió la noticia, Paredes no ha podido conciliar el sueño por su preocupación. Ha viajado a Guayaquil a someterse a más exámenes y a buscar más criterios médicos.

Paredes se apoyó en su familia para asimilar el cambio de vida y evitar entrar en deses­peración. Su hijo, de 4 meses, su padre y su hermano son su motivación. Pedro Ortiz, Carlos Garcés, Andrés Chicaiza, entre otros futbolistas, le han enviado mensajes de apoyo.

Juan Barriga, médico de Liga de Quito, explica que este tipo de patologías sí pueden ser detectadas a temprana edad. Pero
en el caso del futbolista Paredes, no le practicaron exámenes rigurosos en sus inicios.

Según el médico, la arritmia son los latidos anormales del corazón y la fibrosis es el engrosamiento de la pared, de un tabique del órgano, que hace que el corazón tenga una miocardiopatía fibrosa. “Pudo ser muerte súbita. Se le detectó a tiempo”, detalló Barriga.

En Técnico Universitario le hicieron exámenes básicos. El 2017 tampoco le detectaron el problema. “Cuando vino de Técnico fue sometido a sus chequeos. Bajo nuestro presupuesto y las condiciones del club. Se le hizo un test físico. Se la hizo un chequeo con los recursos que tenemos”, explicó Frank García, del Delfín.

Él jugó la final del año pasado ante Emelec y en el transcurso del torneo sufrió desgarros y tuvo un problema dermatológico y otro infeccioso. “Pero nunca hubo sospechas del problema grave que tenía.

Liga de Quito, Aucas, El Nacional e Independiente del Valle sí realizan chequeos médicos permanentes a sus futbolistas, en todas las categorías. Sin embargo, hay otros clubes que por falta de dinero no pueden hacer un examen deportológico completo.

Pablo Cisneros, médico del Ministerio del Deporte, calcu­la que un estudio completo de alto rendimiento supera los USD 600. Un electrocardiograma cuesta entre USD 30 y 50. Un ecocardiograma y un test ergométrico cuestan, en promedio, USD 100.

Un equipo de fútbol necesita un presupuesto sobre los USD 10 000 para realizar estos estudios minuciosos. La Ecuafútbol no tiene un reglamento sobre controles médicos.

¿Qué hace la FEF al respecto? Rómulo Aguilar, de la Comisión Médica, explica que está en marcha un plan para que funcione una ficha médica única desde las formativas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)