15 de julio de 2016 15:06

Chris Froome distancia a Quintana en contrarreloj del Tour de luto por Niza

Thomas De Gendt, Peter Sagan,  Christopher Froome y Tom Dumoulin en el podio del Tour de Francia el 15 de julio del 2016. Antes y después de la carrera se  guardó un minuto de silencio por las víctimas de Niza. Foto: Jean-Philippe Ksiazek/ AFP

Thomas De Gendt, Peter Sagan, Christopher Froome y Tom Dumoulin en el podio del Tour de Francia el 15 de julio del 2016. Antes y después de la carrera se guardó un minuto de silencio por las víctimas de Niza. Foto: Jean-Philippe Ksiazek/ AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El británico Chris Froome (Sky), segundo en la contrarreloj de la 13ª etapa del Tour de Francia este viernes 15 de julio del 2016 en la Caverne du Pont-D'Arc por detrás del holandés Tom Dumoulin (Giant), reforzó su liderato y asestó un zarpazo importante al colombiano Nairo Quintana (Movistar), en una jornada de luto en la carrera por el atentado del jueves en Niza.

Quintana, vigésimo de la etapa, perdió algo más de dos minutos con respecto a Froome, defensor del título y del que queda a casi 3 minutos en la general, donde el colombiano es cuarto.

“He venido a tope en todo momento, el cuerpo simplemente respondió mejor en el último tramo. En la zona inicial me ha afectado mucho el aire. Me quedo bastante lejos en la general, pero espero que las piernas sigan bien. Queda mucha montaña y esperamos poder recuperar algo”, comentó Quintana tras la etapa.

Froome consolidó su maillot amarillo, un día después del rocambolesco final de etapa en el Mont Ventoux, donde el británico se cayó y acabó corriendo unos metros ante la perplejidad general, aunque los comisarios de la carrera no lo sancionaron.

Pero más allá de esas imágenes insólitas de Froome corriendo, el jueves marcó el ánimo de la carrera este viernes por el atentado de Niza, con al menos 84 víctimas mortales en un atropello en una zona concurrida de la ciudad mediterránea, junto al mar en la noche de festejos de la fiesta nacional.

En el Tour se guardó un minuto de silencio
antes de la salida y se decidió que la ceremonia del podio fuera precedida por otro minuto de silencio. El dispositivo de seguridad se reforzó durante todo el recorrido.

Froome fue segundo de la etapa, a 1 minuto y 3 segundos de Dumoulin, y en la general amplía a 1 minuto y 47 segundos su ventaja sobre el holandés Bauke Mollema, que ahora es segundo, y a 2 minutos y 45 segundos con respectivo al británico Adam Yates, tercero. Quintana, a 2 minutos y 59 segundos, es cuarto de la general.

“Es un día muy triste en Francia. Mis sentimientos más fuertes van para las familias de las víctimas de Niza. Es un momento para estar juntos, para ser solidarios. Estoy contento con mi etapa, pero no tengo el corazón para festejos”, declaró Froome.

El francés Romain Bardet cedió casi tres minutos a Froome y el italiano Fabio Aru, vencedor de la Vuelta, perdió casi tres minutos y medio.

Dumoulin no pudo evitar acordarse de las víctimas de Niza tras cruzar la meta.

“Por una parte estoy muy feliz y por la otra muy triste. Me he despertado con las terribles noticias de Niza”, afirmó.

'Día de duelo'
El director del Tour, Christian Prudhomme, había decretado este viernes como “día de duelo”. Decidió mantener la disputa de la etapa tras hablar con las altas autoridades del Estado, aunque se eliminó cualquier elemento festivo y la caravana circuló en silencio y con sobriedad.

Los ciclistas intentaron aislarse del ánimo decaído general para esta importante etapa. Con la excepción del campeón de Francia de contrarreloj, Thibaut Pinot, enfermo y que se retiró en la mañana del viernes.

Tom Dumoulin, uno de los mejores especialistas mundiales en la contrarreloj, fue claramente superior. Consigue así su segunda victoria en el Tour, después de la de Arcalis (Andorra) el domingo, en la llegada más alta de esta edición.

El holandés de 25 años, candidato al oro olímpico en Río 2016, recorrió la distancia con una media de 44,7 km/h, prueba de la dificultad del recorrido en las gargantas del Ardeche, antes de llegar al lugar en el que está instalada la réplica de la gruta de Chauvet.

“No podemos dejar que los terroristas decidan sobre nuestra manera de vivir. Dos horas antes de la salida me concentré en la contrarreloj, sólo podía correr lo mejor posible”, explicó.

El sábado, la 14ª etapa se anuncia favorable para los esprinters, entre Montelimar y el parque ornitológico cercano a Villars-les-Dombes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)