30 de junio de 2015 10:31

Chile espera en la final a la Argentina de Messi o al aguerrido Paraguay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Santiago

Lionel Messi y sus escuderos de Argentina se lanzan este martes ante Paraguay en busca de su segunda final consecutiva en un año, esta vez en la Copa América, casi obligados a no morir en el intento como ocurrió en el Mundial de Brasil-2014 para acabar con 22 años de sequía.

En la final ya se instaló la anfitriona Chile que sufrió hasta el último segundo para sacarse de encima a una incómoda selección de Perú, que ha crecido en forma vertiginosa con Ricardo Gareca como orientador.

Los de Jorge Sampaoli, un hijo dilecto de Marcelo Bielsa, desplegaron en el estadio Nacional de Santiago su acostumbrado juego vertiginoso y de ataque para llegar a su primera final del torneo de selecciones más antiguo del mundo después de 28 años.

Roja ansiosa

Eduardo Vargas (11) de la Selección de Chile celebra el segundo gol anotado a Perú en el estadio Nacional de Santiago. AFP

Eduardo Vargas (11) de la Selección de Chile celebra el segundo gol anotado a Perú en el estadio Nacional de Santiago. AFP

La Roja ha sido hasta ahora la selección que ha exhibido el juego más vistoso en un torneo marcado por la paridad y sin que las grandes figuras hayan hecho la diferencia.

Sampaoli sostuvo que la “ansiedad” de la localía le jugó en contra a Chile, pero se pudo recuperar a tiempo para cumplir el “sueño” de meterse en la final de la Copa América.

“La ansiedad hoy nos jugó un poco en contra”, lanzó el entrenador argentino al inicio de la rueda de prensa posterior al partido que quedó en manos de Chile gracias a un doblete de Eduardo Vargas.

Una generación de grandes futbolistas como Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Eduardo Vargas, nuevo artillero del torneo con cuatro tantos y autor de un doblete ante Perú, le permiten soñar despiertos a los chilenos, que salieron a mares a celebrar en las calles de la fría Santiago.

En medio de una preemergencia ambiental que se extenderá al menos hasta el martes, la novena del año, decenas de miles de chilenos irrumpieron en las calles del centro capitalino portando banderas rojas, blancas y azules, en autos o a pie para confluir en la Plaza Italia, el escenario tradicional de las celebraciones deportivas.

La pesada mochila de Messi
Messi, capitán y figura albiceleste, carga la pesada mochila de las frustraciones de Argentina, que se ha acostumbrado a quedarse en las puertas del Olimpo pese a contar con una pléyade de dioses del fútbol.

'La Pulga' tiene una espina clavada con la camiseta blanquiceleste, un karma que ha confesado como impotencia por casi no poder marcar, la contracara de su implacable instinto asesino goleador en el Barcelona.

Hasta ahora solo ha anotado un tanto en este torneo, y de penal, en el primer partido de la fase de grupos, precisamente ante Paraguay, aunque el déficit goleador abarca a toda Argentina.

La albiceleste ha convertido apenas cuatro goles en cuatro partidos en el certamen continental, pese a contar con perforadores de redes en varias de las principales ligas europeas, como Sergio Agüero (Manchester City) , Carlos Tevez (Juventus) y Gonzalo Higuaín (Nápoles) , además de Messi.

“Está claro que tenemos un problema de terminación (de jugadas) que comprende a todo el equipo (...) En definitiva es la parte que tenemos en rojo, la parte del déficit”, admitió Gerardo Martino en la rueda de prensa antes de la semifinal con Paraguay.

'El tata' Martino hubiera preferido no toparse con Paraguay en semifinales porque “hay muchas cosas en común, mucho sentimiento, mucho trabajo, mucho pasarla juntos, comenzar un proceso, terminarlo, mucho Mundial, Copa América, una relación entrañable con muchos de esos chicos”.

El orientador argentino condujo en 2010 a Paraguay a cuartos de final del Mundial de Sudáfrica y un año más tarde llevó a la formación guaraní a la final de la Copa América-2011, que perdió ante Uruguay.

A Argentina le esperan “ once guerreros que no van a bajar los brazos ” , aseguró el volante paraguayo Edgar Benítez, al dar cuenta del buen estado ánimo de la albirroja y de su mayor peculiaridad histórica, la garra.

Pero lejos de la mística y con su estilo pragmático, el orientador de Paraguay, el argentino Ramón Díaz, prometió regalar una tercera camioneta para ser sorteada entre el plantel, luego de haber obsequiado otras dos ante cada avance de fase de los guaraníes en el torneo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)