1 de diciembre de 2016 00:00

El Chapecoense busca rearmarse para la temporada 2017 en Brasil 

Jugadores del elenco brasileño Chapecoense  participan del tributo a los futbolistas fallecidos. Los actos se realizaron el 20 de noviembre en el  estadio de Chapeco, Santa Catarina,  Brasil. Foto: Douglas Magno/  AFP

Jugadores del elenco brasileño Chapecoense participan del tributo a los futbolistas fallecidos. Los actos se realizaron el 30 de noviembre en el estadio de Chapeco, Santa Catarina, Brasil. Foto: Douglas Magno/ AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 33
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
DPA y Redacción Deportes (D)

El club brasileño Chapecoense cuenta con ocho futbolistas profesionales para armar un equipo titular.

Antes de la tragedia aérea del lunes disponía de 31 jugadores, pero 19 fallecieron y tres sufrieron lesiones graves. Al golero Jackson Follman le amputaron la pierna derecha. El arquero Nivaldo -uno de los que no tomó el avión- anunció que se retirará del fútbol.

Todos los integrantes del cuerpo técnico también fallecieron, al igual que el presidente del plantel, Sandro Pallaoro.

Iván Tozzo, vicepresidente, es uno de los pocos directivos que quedan. Él dice que ahora su preocupación es repatriar los cuerpos desde Colombia.

Pese al panorama desolador, Tozzo reveló que 13 000 personas fuera de Chapecó -la ciudad sede del equipo- quieren convertirse en socios. Además, clubes de Brasil y de otros países mostraron su disposición a ceder jugadores al Chapecoense para la reconstrucción de su plantilla 2017.

Ese es el caso de Palmeiras, Corinthians, Sao Paulo, Santos, Fluminense y Vasco. En un comunicado enviado a la Confederación Brasileña de Fútbol, estos clubes pidieron mantener al Chapecoense en la Primera división durante los próximos tres años.

Con todo, los recursos para la reconstrucción aún no están claros para el club, que se convirtió en un modelo de gestión efectiva en los últimos años.

En el 2009, el plantel jugaba en cuarta división. Escaló peldaños, llegó a Primera y se convirtió en finalista de la Sudamericana 2016.

Su transformación se inició en el 2005, cuando un grupo de empresarios de Chapecó apadrinó al club y canceló una deuda de USD 443 000, según el portalwww.clicrbs.com.br. Los directivos gestionaron los recursos y el 70% se destinó para el plantel, mientras el 30% para cubrir obligaciones.

La deuda se pagó totalmente en el 2013 y el club mantuvo la filosofía de gastar solo lo que se ganaba. Así lo reflejó un ‘ranking’ del Banco Itau BBA que ubicó al Chapecoense como el club con menor deuda en el Brasileirao, en el 2015.

Este año, el plantel apuntaba a ganar la Sudamericana para coronar su exitoso modelo de gestión. Tenía un presupuesto cercano a USD 60 millones.

Además, el plantel tenía previsto jugar la última fecha del torneo nacional de Brasil, el 11 de diciembre, ante el Atlético Mineiro. El conjunto de Belo Horizonte había pedido la suspensión de ese juego.

Tozzo reveló que el presidente de la CBF, Marco Polo Del Nero, le dijo que debía disputarse ese partido como una especie de homenaje al Chapecoense. “Le respondí: No tenemos 11 jugadores. Y me dijo: Sí tienen juveniles”. En efecto, el plantel dispone de 109 jugadores menores de 18 años, en sus categorías formativas.

Respecto a las juveniles, el equipo Sub 20 anunció que quiere disputar la Copa Ipiranga, torneo que empezará el sábado y reunirá a los más importantes del sur de Brasil.

La Conmebol, por su parte, priorizó la ayuda a las víctimas y familiares del accidente.

El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, dijo que la idea es coordinar la forma de apoyar a los heridos, las víctimas y los familiares, y establecer vínculos entre autoridades y entidades del fútbol colombiano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)