3 de julio de 2017 00:00

Delfín llegó a la Copa y homenajeó a Manabí

Roberto 'Tuka' Ordóñez y Luis Luna festejan tras el triunfo de Delfín ante LDU el 2 de julio del 2017. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO

Roberto 'Tuka' Ordóñez y Luis Luna festejan tras el triunfo de Delfín ante LDU el 2 de julio del 2017. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 21
Ronald Ladines
Ronald Ladines. Desde Manta  (D)

Delfín hizo respetar su invicto y se coronó como el ganador de la primera etapa, tras derrotar por 4-1 a Liga de Quito, en el estadio Jocay, el domingo 2 de julio del 2017. Los manabitas pusieron su nombre en la final del campeonato y además son los primeros clasificados del país a la Copa Libertadores del próximo año.

El equipo manabita sumó 21 partidos sin perder este año. Ante los capitalinos, el equipo de Guillermo Sanguinetti consiguió su triunfo 13, además suma ocho empates en la temporada.

La visita se puso adelante en el marcador, sobre el final del primer tiempo. El defensor John Chancellor anotó en su propio arco, tras un centro de José Francisco Cevallos.

Sanguinetti reprendió a sus jugadores en el camerino, en el entretiempo. Marcos Cangá, quien fue suplente, contó que el DT charrúa empujó a los jugadores. “Nos recordó lo cerca que estábamos de hacer historia”, dijo.

En el complemento, Delfín fue arrollador. En los primeros 10 minutos le dieron la vuelta al marcador, con anotaciones de Roberto Ordóñez y Giovanny Nazareno. El estadio, que estaba en silencio, ‘explotó’ de alegría con la remontada.

En las gradas la emoción era incontenible. Los aficionados se lanzaban agua, cantaban, se abrazaban… En la banca de suplentes, Sanguinetti festejaba con su asistente, Edgardo Adinolfi.
Ordóñez anotó el tercer gol y –sobre el final del compromiso- Francisco Mera cerró la goleada. Las dos bandejas habilitadas del estadio Jocay, temblaban por el aliento de los hinchas manabitas.

En la general norte, donde se ubica la barra llamada ‘Perro Muerto’, había un ‘carnaval’. Un perro de peluche, color café, volaba entre los asistentes. Con el muñeco reemplazaron la tradición que tenían de llevar un cadáver canino a los partidos.
Tras la victoria, los futbolistas, dirigentes y cuerpo técnico se abrazaron en el centro de la cancha. Se arrodillaron para hacer una oración y luego dieron una vuelta olímpica, para agradecer a la afición que se dio cita al escenario.

El festejo se trasladó al camerino, en privado. Solo unos cuantos periodistas pudieron ingresar al lugar. Allí el presidente José Delgado les agradeció, por su desempeño. Se conoció que había un premio económico por terminar en el primer lugar. El titular del club evitó hacer público el monto.

Delgado le dedicó el triunfo a la ciudad, cuando llegó y cuando se fue del estadio fue ovacionado. “Este pueblo sufrió un terremoto y ahora el fútbol le devuelve la alegría”, manifestó.

Sanguinetti agradeció a sus jugadores en la rueda de prensa. “Ellos hicieron todo, el orden y la disciplina que tuvieron es digno del aplauso”, dijo. Él destacó que su equipo tuvo la fuerza mental para levantarse en juegos decisivos contra Emelec, Barcelona y LDU, en los que estuvieron abajo en el marcador y terminaron con empates o victorias.

Al final, se realizó una caravana por las calles de Manta, para festejar el triunfo de la etapa. Los jugadores y los dirigentes se subieron en un bus destechado, para compartir la victoria con la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)