14 de April de 2013 00:02

Católica borró la sonrisa cuencana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Le dañaron el homenaje a Cuenca. El equipo morlaco celebraba los 456 años de fundación de la ciudad con un triunfo 2-0 en el Atahualpa, pero Universidad Católica despertó y borró la sonrisa de los azuayos con el empate (2-2).

Fue un partidazo, que mereció más gente en los graderíos. Solo unos pocos hinchas de ambos elencos alentaron.

En el primer tiempo se dio un cotejo lento y aburrido. El Cuenca esperó con orden. Con Damián Manso y Nicolás Domingo como volantes-jefes del medio campo, los azuayos tuvieron chispazos ofensivos.

El esquema de Jorge Célico mostró falencias. Carlos Quillupangui no cumplió los pedidos del DT de ser enlace entre Diego Benítez y Federico Laurito. Estos dos no se juntaron.

En medio del aburrimiento, brilló el talento de Manso. Con un par de pases a profundidad causó daño. En uno de esos hubo polémica cuando el delantero Víctor Estupiñán cayó dentro del área, pero el árbitro no sancionó nada.

A cinco minutos del descanso, el 'Piojo' sacó una de sus pinceladas y puso la pelota en la cabeza de Estupiñán. El espigado ariete cabeceó y puso el 1-0 para la alegría de los visitantes.

En el segundo tiempo, en el 'Trencito' hubo cambios determinantes: la actitud del plantel y las tres variantes que hizo el DT Célico. El ingreso de Carlos Moyano y Elvis Patta cambió la imagen ofensiva.

Cuando Católica encontró el ritmo cayó el segundo gol cuencano. Andrés Ríos aprovechó un mal cálculo de Rider Alcívar, controló el balón y con un disparo cruzado puso el 2-0 y a gritar: ¡Que viva Cuenca! Con este escenario, el mérito de Católica fue no derrumbarse anímicamente e insistir en el manejo de la pelota. La única forma de vulnerar a Ojeda, a los 74', fue con un disparo potente de Laurito.

Producto de la insistencia llegó el tanto del empate, en una individualidad de Henry Patta, a los 80'. El empuje anímico obligó al Deportivo Cuenca a terminar encerrado y sin poder celebrar por su ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)