31 de January de 2015 21:52

El caso de Álex Bolaños está en manos del Ministerio de Relaciones Laborales

Álex Bolaños espera que la resolución del MRL le sea favorable. Quiere continuar su carrera fuera de Barcelona. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Álex Bolaños espera que la resolución del MRL le sea favorable. Quiere continuar su carrera fuera de Barcelona. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 21
Ronald Ladines

Esta semana se solucionaría el caso de Álex Bolaños, según lo dio a conocer su abogada, Mariela Díaz, luego de una reunión con la directiva de Barcelona.

Mientras tanto, el jugador va todos los días a la cancha alterna del estadio Monumental para entrenar con las reservas del equipo. Él llega a las 08:30 y se queda allí hasta las 11:00.

Él practica igual que sus compañeros. Realiza trotes, ejercicios de potencia y trabajos de gimnasio, confía en que esto le ayudará a mantenerse bien físicamente mientras soluciona su situación legal.

Bolaños presentó un pedido de ‘visto bueno’, ante las autoridades del Ministerio de Relaciones Laborales, para salir de Barcelona. Según su escrito el presidente amarillo, Antonio Noboa, lo habría insultado luego de haber perdido la final del campeonato ante Emelec, en diciembre pasado.

La semana pasada se realizó una audiencia donde se escuchó a ambas partes. “Solo falta esperar la resolución”, dijo viceministro de Relaciones Laborales, Manolo Rodas.

El jugador ya no quiere hablar del tema legal, prefiere que sea su abogada quien se encargue del asunto. Esta polémica le genera rabia y por eso ya no quiere estar en el club.

El argumento de los abogados para justificar la salida de Bolaños -además de los supuestos insultos- es la moratoria que mantiene el equipo con el jugador.

“Seguir en el equipo genera malestar en las dos partes (él y la dirigencia), por eso creo que lo mejor es salir”, contó el jugador que aún no ha tenido propuestas de clubes para jugar el torneo del 2015.

Tras el incidente, el mediocampista solo ha hablado con Francisco Hidalgo, presidente de la comisión de fútbol torera.

No solo la dirigencia se molestó con el jugador; cuenta que tras el incidente solo cuatro de sus compañeros le extendieron mensajes de empatía. Eso le hace pensar que volver al camerino amarillo sería incómodo.

Si la petición al Ministerio no resulta favorable, jugará en las reservas hasta que la dirigencia crea conveniente. Tiene contrato hasta 2016. Él sabe que no entra en los planes del primer equipo; no fue presentado en la Noche Amarilla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)