26 de December de 2010 00:00

Los Casares hacen sacrificios para escalar en la clasificación mundial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

Marie Elise y Bernardo Casares pasarán el fin de año alejados de la familia. Para otros adolescentes esto podría representar una gran complicación. Sin embargo, para los quiteños de 17 y 16 años, en ese orden, es uno más de los sacrificios que deben afrontar para abrirse campo en el apasionante, pero también extenuante mundo del tenis.

Los adolescentes viajaron ayer hasta México, para jugar desde mañana el torneo Casablanca, uno de los más importantes de la región a escala juvenil.Luego, su gira continuará con torneos en Costa Rica, Venezuela, Colombia y rematarán en Cuenca, el próximo 24 de enero.

La mayor de los Casares (Marie Elise) está acostumbrada a pasar estas fechas lejos de sus padres.

El año pasado también jugó en el torneo Casablanca, aunque no pudo pasar de la primera ronda.

Ella, que cursa el primer semestre de Administración de Empresa en la USFQ, a distancia, reconoce que es un sacrificio necesario para escalar posiciones en las clasificaciones mundiales. “Otros tenistas también pasan por esto y están lejos de sus padres en estas fechas. Pero este año será más fácil para mí porque estaré con mi hermano”, dijo la tenista, ganadora del segundo torneo femenino profesional, de nivel futuro, que se realizó el mes pasado en Quito.

El certamen capitalino fue el primero que ganó la quiteña, a escala profesional. Sin embargo, sus objetivos todavía están en los torneos juveniles. En la actualidad ella ocupa el puesto 247 a nivel mundial y su meta es clasificarse a los certámenes más importantes del planeta, el próximo año.

Su hermano menor también hace sacrificios. Para entrenarse a tiempo completo y poder viajar estudia a distancia. En la actualidad cursa el cuarto curso de colegio, bajo esta modalidad.

Casares disputó la semana pasada la final del torneo Abierto del Club Terravalle. Perdió el último partido con Julio César Campozano, quien ya es profesional.

En las rondas preliminares, el quiteño dejó en el camino a jugadores más experimentados como Emilio Gómez. La meta del menor de los Casares también es mejorar su ranking juvenil. En la actualidad, él ocupa el puesto 347.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)