30 de noviembre de 2016 00:00

Carlsen y Kariakin, a todo o nada por la corona del ajedrez en Nueva York

El jugador de ajedrez noruego Magnus Carlsen, actual campeón del mundo, disputa una partida con el ruso Sergey Karjakin (der.) en Nueva York. Foto: Peter Foley/ EFE

El jugador de ajedrez noruego Magnus Carlsen, actual campeón del mundo, disputa una partida con el ruso Sergey Karjakin (der.) en Nueva York. Foto: Peter Foley/ EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1
Agencia DPA

El noruego Magnus Carlsen y el ruso Serguei Kariakin definen hoy, 30 de noviembre del 2016, a todo o nada el título mundial de ajedrez tras 12 emotivas partidas en las que no pudieron sacarse ventajas.

La serie, igualada en 6-6 después de diez tablas y una victoria por lado, se resolverá en un enfrentamiento de ajedrez rápido y eventualmente de ajedrez relámpago.

El duelo decisivo se jugará en el día en el que Carlsen cumple 26 años y qué mejor regalo para el noruego que revalidar su título mundial. Sin embargo, no la tendrá fácil el campeón defensor, que fue llevado hasta el límite en Nueva York por un Kariakin que sorprendió a propios y extraños.

El ruso demostró nervios de acero a lo largo de la serie e incluso logró sacar de foco al imbatible Carlsen, que por momentos pareció perder el control. Pero el noruego logró recuperarse tras perder con blancas la octava partida e igualó la serie dos encuentros después para terminar llegando al desempate.

La definición del miércoles será en un tie-break de cuatro partidas de ajedrez rápido. Si el duelo continúa 2-2, jugarán encuentros bajo la modalidad de ajedrez relámpago hasta que haya un campeón. Se trata del último esfuerzo para los contendientes después de dos semanas y media en la que no se dieron respiro en Nueva York.

Y los pronósticos siguen siendo muy cerrados, ya que ambos fueron ya campeones mundiales de ajedrez rápido. La definición genera gran expectativa entre los seguidores del ajedrez en todo el mundo, aunque también provocó polémica. Para los más críticos, la modalidad resulta una lotería, como una definición por penales en el fútbol.

En el pasado, los duelos por el título mundial duraban 24 partidas, pero fueron reducidas a 12. "En un duelo por el título mundial deberían jugarse 16 partidas bajo el formato normal para que no queden dudas sobre quién es el rey del ajedrez", pidió el excampeón mundial ruso Anatoli Karpov. La regla del 'tie-break' fue establecida por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) en 2006, cuando el ruso Vladimir Kramnik venció al búlgaro Veselin Topalov en el desempate.

La otra definición en 'tie-break' fue en 2012, cuando el indio Viswanathan Anand superó al israelí Boris Gelfand. En ambas ocasiones se impuso el defensor del título, una tendencia que Calrsen espera continuar en su cumpleaños. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)