7 de December de 2012 14:05

Santa Fe cautiva con su imagen y su ‘performance’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Han pasado 11 años desde su aparición y un par de generaciones. Efectivamente, el actual Santa Fe pertenece a la tercera generación y es el último miembro de la familia Hyundai en contar con el flamante ADN, en el diseño, concebido por la marca coreana.

CARBURANDO realizó un ‘test drive’ de este suv y comparte con sus lectores las siguientes impresiones. Salta a primera vista su arquitectura exterior, más dinámica y esbelta, con pasos de rueda anchos y un capó estilizado que le confieren una pinta atlética.

Al respecto, Hyundai asegura que el  exterior del nuevo Santa Fe suscita la impresión de movimiento irreprimible a través del concepto diseño denominado ‘Storm Edge’ (borde de tormenta), que captura las imágenes enérgicas y dinámicas creadas por la naturaleza durante la formación de una tormenta. El diseño futurista, con su mascarilla frontal hexagonal, deja saber inmediatamente a la gente que el Santa Fe es un Hyundai.

El diseño interior es igualmente audaz y moderno, con un tratamiento escultural  impactante en 3D del tablero de instrumentos y la consola central, creando un ambiente para el conductor y pasajeros similar al de un sedán vanguardista del segmento premium.

La información del vehículo se presenta en instrumentos TFT  LCD (pantalla de cristal líquido con transistor de película fina). Acentos de cromo satinado o brillante y acabados brillantes destacan la refinación del habitáculo.

El nuevo Santa Fe es económicamente atractivo sin sacrificar en nada el goce de conducir. Hay  dos tipos de motores disponibles en Ecuador, uno con propulsor de 2,4 litros multipunto normalmente aspirado de cuatro cilindros, y el 3,3 litros MPI de seis cilindros en V.

Tecnología de sistema de admisión variable, sincronización de válvulas variables y amplio uso de componentes para reducir fricción y acabados aseguran que ambos motores sean excepcionalmente suaves, silenciosos y utilicen eficientemente el combustible.

Se ofrecen dos trenes de transmisión, uno automático de seis velocidades y uno mecánico de seis velocidades, que impulsan ya sea las ruedas delanteras o las cuatro ruedas dependiendo del modelo y las especificaciones.

Con la versión 2,4 que probamos la sensación de conducción es muy placentera, debido a la gran versatilidad del auto, así como al excelente confort a bordo. Esta versión tiene capacidad para albergar a cinco pasajeros (2+3).

Dócil y ligero en el tráfico citadino y poderosamente deportivo en espacios más libres como las autopistas que bordean la urbe, gracias a la dirección electrónica que permite al conductor elegir entre tres modalidades de conducción, confort, normal y sport, dependiendo de las condiciones del camino.

Los sistemas de seguridad activos incluyen el control electrónico de estabilidad (CES) que asegura un frenado óptimo aplicando automáticamente la fuerza de freno correcta a cada rueda según el torque de motor y las condiciones de manejo, en tanto que el sistema Hill
Assist Control (HAC) es utilizado para detectar una inclinación, en cuyo caso se aplican los frenos automáticamente para impedir un retroceso peligroso del auto, entre otros sistemas de seguridad.

LA FICHA TÉCNICA

Motor: DOHC con D-CVVT de 2,4 litros

Potencia: 174 HP a 6 000 revoluciones

Torque: 24,7 kg-m a 4 250 revoluciones

Transmisión: caja automática shiftronic

Suspensión: tipo McPherson/Multilink

Equipo: aros de aleación de 17 pulgadas

*Nota: datos de la versión de 2,4 litros

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)