17 de December de 2011 00:01

RENAULT FRENDZY: el derecho a ser diferente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mientras que Renault está redefiniendo las pautas del diseño de toda su gama, la firma francesa nos deja entrever un poco el Kangoo de la próxima generación.

Hablamos del Frendzy, un ‘concept car’  eléctrico con carrocería asimétrica que puede lucir doble personalidad: ser un vehículo de trabajo durante la semana y convertirse en un vehículo familiar, para el tiempo libre.

Para el desarrollo del Frendzy, Renault escogió varios  elementos de la suspensión del Kangoo actual y le dotó de una distancia entre ejes más larga para convertirlo en una especie de comercial  futurista... con propulsión eléctrica.
No obstante, que tenga una propulsión eléctrica es la parte menos futurista de este modelo, puesto que ya se vende en Europa un Kangoo eléctrico.

Por tanto, lo realmente novedoso en el Frendzy es la forma cúbica de la carrocería bicolor y, también, la apertura inversa de las puertas (tal y como ocurre en el Opel Meriva) en el lado del conductor, dejando el otro lado (el derecho)  para una puerta corrediza.

De esta manera, el extremo izquierdo es la variante de ocio, mientras que el derecho presenta una mayor funcionalidad para el trabajo de  carga.
A todo ello se suma un habitáculo con una entrada simplificada, puesto que la carrocería no cuenta con pilar central. Esta ausencia añade, además, una mayor habitabilidad y una excelente visibilidad hacia el exterior, según la prueba efectuada por elmudomotor.com.
Una mejor visibilidad que se ha logrado gracias a un techo panorámico delante que no está hecho de cristal sino de un material plástico similar al metacrilato.

Además, la parte trasera del techo presenta una zona opaca flexible, lo que permite introducir algún objeto más voluminoso. Y es que este techo permite una tolerancia de alrededor de 20 cm.
Igual de interesante es la inclusión de una gran pantalla tipo LED en la ventana trasera del lado del pasajero delantero donde se pueden proyectar videos, fotos o información controlada a partir de una tableta  de siete pulgadas.

Esta interfaz permite, además, acceder a Internet, aparte de disponer de software propio para visualizar la autonomía, el estado de carga de las baterías y  otras funciones del vehículo. Curiosa es la fusión de este elemento de comunicación vanguardista con un pequeño pizarrón negro en el interior, donde los niños se pueden entretener.

La carrocería hecha parcialmente en  kevlar (material sintético especial) ayuda a contener el peso total del Frendzy, que ronda los 1 420 kilogramos.
La transmisión es directa (marcha adelante y atrás, solo hay que apretar una zona táctil en el puente entre los dos asientos delanteros para elegir el modo deseado (lo mismo se aplica para el freno de estacionamiento eléctrico, al lado).

El suelo (habitáculo y maletero) y los respaldos de los asientos están revestidos en un plástico que imita perfectamente a la madera maciza. Además, la banqueta trasera puede desaparecer bajo el piso, generando así un espacio de carga más grande. No obstante, este espacio no es completamente plano debido a las baterías que se ubican  delante del eje posterior del vehículo.

Los peculiares elementos decorativos en la consola central y en los paneles de puertas cambian de color, entre verde y naranja, y permiten sujetar accesorios, como botellas, abrigos, un pequeño contenedor de basura, etc.  Una vez al volante, en el circuito de pruebas de Mortefontaine, a las afueras de París, es obvio que se trata de un vehículo completamente experimental. Y también queda patente su enfoque de vehículo de carga y uso familiar, ya que sus prestaciones no son nada elevadas, según el mencionado sitio web.

Y tampoco mejoraría en demasía si Renault hubiera montando las más modernas baterías de iones de litio. Respecto al generador, este proviene del Kangoo eléctrico que ahora se comercializa  en el  mercado europeo. No obstante,  las baterías son fabricadas básicamente con  níquel y cadmio.
Según Renault, esta decisión de introducir este tipo de baterías se debe a que al ser un prototipo no necesita más energía que la justa para subir y bajar por sí solo de los stands en los salones del automóvil donde será presentado.

Además, dice elmundomotor.com, ni la dirección ni los frenos presentan asistencia alguna, lo que hace que el Frendzy sea muy pesado a la hora de maniobrar.

Fuente: elmundomotor.com

EL modelo EN DETALLE

La tecnología.  Al igual que el Kangoo, este vehículo está propulsado por un motor eléctrico. La marca francesa todavía no ha dado cifras sobre la autonomía y el tiempo de recarga.

El mercado.  Renault piensa en reemplazar a su modelo comercial Kangoo, con este prototipo, que también puede convertirse en un auto familiar gracias su gran versatilidad.




Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)