29 de November de 2013 16:35

SUS INDICACIONES marcan el ritmo y la seguridad en cada competencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con la frase: "Nadie es profeta en su propia tierra" iniciaron las respuestas de Adolfo Espinosa, durante una entrevista exclusiva para CARBURANDO.

Seguro de que su participación en el Rally de Francia no será igualada por ningún otro piloto ecuatoriano en el corto plazo, este amante del mundo tuerca se codeó con los mejores del planeta.

Sentado sobre su escritorio y frente a su computador, Adolfo miró con una inmensa alegría las fotografías de su participación en el World Rally Championship (WRC). Tras dar un clic y pasar de imagen, se emocionó al recordar su paso por el difícil circuito montañoso de Alsacia (tierra natal del campeón mundial de rally, Sébastien Loeb).

Junto al equipo Ralliart Italia, escudería que contrató los servicios del ecuatoriano para que copilotara junto al venezolano Alejandro Lombardo, Espinosa aseguró haber vivido la mejor experiencia de su vida. "Lo que uno aspira desde muy pequeño es participar en un campeonato mundial. La razón fundamental es adquirir el nivel para seguir en ese tipo de competencias".

El experimentado corredor añadió que no solo es cuestión de subir y leer una carta de ruta sino vivir una experiencia más muy completa. "El copiloto no solo brinda indicaciones sino que lee el camino y anuncia todo lo que está alrededor del vehículo, cosas que el piloto no puede ver. De este tipo de lecturas adicionales depende la participación de un equipo", sentenció.

Y es que la preparación que una persona debe tener para desempeñarse en este puesto es altísima. Bajo su cargo está toda la logística para una carrera y la planificación.

Al referirse a este tema, la gestualidad de Adolfo se revistió de mucha seriedad pues considera que sobre el copiloto recae el desempeño, inclusive, del automóvil. "Antes de una carrera realizamos siempre dos vueltas de reconocimiento, sobre todo en Europa. Es decir, no hay más opciones para dibujar el mapa y crear las indicaciones. Si en ese instante me equivoco y digo que una curva no es peligrosa y lo es, puede haber muchas consecuencias o talvez el auto no rinda como debería", sentenció.

En las manos de Espinosa está la decisión para que el conductor acelere de una forma durante una recta o tome una curva con seguridad. Y así fue en tierras francesas, el ecuatoriano no paró de dar instrucciones y se colocaron en la sexta posición.

Tras esta experiencia, ahora busca consolidar su carrera y participar en otro mundial de principio a fin. Además, quiere conseguir su sueño de posicionar su escuela de rally en la capital, para que nuevos talentos se formen correctamente.

En el calendario profesional, competirá en la final del Rally de Perú entre hoy y mañana. En este país ha tenido logros importantes y espera terminar bien el año.

Entre sus expectativas para el 2014 también está participar en el Rally Mobil de Chile al que espera llegar y demostrar sus habilidades.

El examen final de un copiloto es la carrera, la improvisación es necesaria".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)