6 de September de 2013 15:14

EL ESTILO que todos quieren

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los vehículos de alta gama ganan espacio en todos los mercados del mundo y el ecuatoriano no es la excepción. En los últimos años se ha evidenciado un notable crecimiento de la cantidad de ejemplares exclusivos que circulan por las calles y carreteras del país, lo cual ha derivado en la ampliación de la oferta comercial.

A la gran variedad de alternativas que tradicionalmente ha ofrecido el mercado local, desde hace algún tiempo se suma la de las marcas premium, que ponen al alcance de los usuarios con mayor poder adquisitivo vehículos dotados de diseños vanguardistas y los últimos avances tecnológicos.

Por lo general, los potenciales compradores de esta categoría son personas exitosas, para quienes un auto es mucho más que un medio de transporte; es un símbolo de distinción y hasta una extensión de la personalidad.

Por eso, además de la gran cantidad de elementos con los que generalmente están dotados como equipo de serie, pueden ser personalizados con componentes y accesorios opcionales que proponen convertir a cada modelo en único e irrepetible.

En tal sentido, la tecnología marca una disparidad sustancial entre los modelos de lujo y aquellos que no lo son, pues, a diferencia de lo que muchos creen, no solo se aplica a los aspectos técnicos.

La selección de un determinado material para la tapicería de los asientos o para los recubrimientos de los paneles también es resultado de avances científicos que buscan mejorar el confort, la durabilidad, o ambos factores, en beneficio de todos los pasajeros.

No obstante, es el apartado mecánico en el que más se notan las diferencias tecnológicas. Prácticamente todos los vehículos de alta gama modernos cuentan con poderosos motores que les confieren un gran desempeño en cualquier condición, sin que ello implique niveles de consumo exagerados.

La tecnología ha permitido alterar la otrora directamente proporcional relación entre prestaciones y consumo, gracias a la cual muchos autos de lujo presumen de una vocación ecológica que no se opone a su poderío mecánico.

Pero si bien un modelo premium indudablemente refleja el nivel de progreso material de su propietario, no siempre es escogido como símbolo de estatus. Hay quienes optan por los vehículos de esta categoría debido a los altos niveles de protección que ofrecen a los ocupantes, pues su equipamiento en materia de seguridad activa y pasiva también es abundante.

Frenos antibloqueo, asistentes para frenadas de emergencia, controles de estabilidad y tracción, asistencia de arranque en pendientes, cámaras de reversa, entre otras, son algunas ayudas electrónicas a la conducción muy frecuentes en estos vehículos para evitar un potencial accidente.

Cuando la colisión resulta inminente, los airbags, cinturones de seguridad con pretensores, apoyacabezas activos, columnas de dirección colapsables y carrocerías con zonas de deformación programada se encargan de precautelar la integridad de los ocupantes.

En materia de confort, los centros de infoentretenimiento integrados en varios modelos y las múltiples opciones de conectividad para dispositivos externos se encargan de hacer de cada desplazamiento una experiencia placentera para el conductor y sus acompañantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)