28 de September de 2012 14:06

El ambiente es la prioridad actual

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Para hacer los automóviles más sostenibles para el medioambiente los diseñadores no solo piensan en reducir emisiones y en motores alternativos, sino también en el uso de materiales reciclados como botellas de plástico, alfombras y pantalones tejanos (jeans)  desechados para construir los vehículos.

La normativa de la Unión Europea (UE) prevé que una gran parte del automotor esté compuesta por materiales reutilizados para hacer así más sostenible el desecho de autos viejos.

Ford ofrece ejemplos llamativos. En el 2011, en la presentación del nuevo Focus, la firma dio a conocer que se habían usado restos de jeans en el revestimiento de las puertas y del interior. “Sirven como suministrador de algodón”, explican desde Ford. También se usan botellas PET (polietileno), que se funden, se combinan con otros materiales y se usan para el ensamblaje o de aislamiento del Focus.

También Porsche se esfuerza en cumplir con la reutilización. “Lo importante, sin embargo, son las exigencias de solidez, durabilidad y funcionalidad de las piezas”, dicen en la firma alemana.

A partir del 2015, la UE ordenará que el 95% del peso del carro sea de materiales reciclables, es decir, un 10% más que la ley del 2006. Como los autos duran de media unos 14 años, fabricantes como Audi, Porsche, Volkswagen, Toyota y Daimler ya están cumpliendo con la mencionada normativa.

Un ejemplo es el Porsche Panamera, que salió al mercado en el 2009: el 95,5% de su peso es de material reutilizable y solo el 4,5% debe ir al vertedero. La mayor parte del reciclaje de materiales viene de los metales: acero, aluminio, cobre y otros componen el 67,6% de los productos reciclables. Un 11,9% lo componen las baterías, los líquidos, las ruedas y otras piezas.

[[OBJECT]]

Para lograr el porcentaje más alto posible de reutilización tras la vida útil de un vehículo, se está pensando ya en el reciclaje en el mismo momento de la construcción. “En las primeras fases se decide la carga medioambiental que provoca un auto”, dice la portavoz de Daimler, Sandra Hahn. El instrumento estandarizado para la valoración de la sostenibilidad es el “ecobalance”.

“Comprende todos los efectos medioambientales, desde la extracción de las materias primas pasando por la producción, el uso y la reutilización. En el caso de autos eléctricos, en el balance se incluyen también las baterías”, agrega.

De este modo, Toyota recicla, según sus propios datos, al menos el 50% del peso medio de la batería en el popular modelo Prius.

La normativa europea prescribe también el uso de material reciclado en la construcción de vehículos, aunque no determina el valor exacto. Desde el 2003 está prohibido el uso de sustancias nocivas como el plomo, el mercurio o el cadmio.

Volkswagen ha calculado el porcentaje de materiales reciclados en algunos de sus modelos. En el Golf VI hay 527 kilos de material secundario o reciclado, más del 40% de la tara. De ellos, 501 kg son metales, 24 kilos de plástico y dos de fluidos. Para lograr esa cifra, en la producción de cristal se recupera para el proceso del 20 al 40% de los residuos.

Todo ello tiene consecuencias para el usuario desde la economía y también para las automotrices, que ahorran debido al creciente aumento del precio del acero.

Fuente: DPA

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)