8 de enero de 2016 16:09

Sucúa propone un tiempo de relax

La ciudad  es tranquila, el clima cálido y la humedad alta. Fotos: Cortesía Telmo Arévalo Cuesta

La ciudad es tranquila, el clima cálido y la humedad alta. Fotos: Cortesía Telmo Arévalo Cuesta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Telmo Arévalo Cuesta
Redactor invitado

Durante la Navidad pasada se me presentó un viaje inesperado a Macas, en nuestra región oriental. Aproveché la oportunidad para visitar varias poblaciones ubicadas al sur de la capital de Morona Santiago, las cuales conocí “al paso” hace cinco años, cuando la carretera que une a esa ciudad con Gualaquiza estaba todavía en construcción, (su estado era deplorable). Aquello no me permitió, en honor al tiempo y al cansancio, conocerlas de manera adecuada.

Sabía que dicha carretera ya estaba concluida y, por tanto, el tiempo de traslado desde Macas hasta Zamora, la otra capital de provincia, distante a 278 kilómetros, debía ser menor. Ello me permitiría ir deteniéndome en cada pequeño poblado asentado a lo largo del trayecto, para disfrutar de lo que ofrecen.

Apenas 23 kilómetros al sur de Macas está Sucúa, población que me causó una muy grata impresión por lo bonita, limpia y moderna que se presentaba. Ubicada en las estribaciones orientales de la cordillera de los Andes y rodeada de un bosque húmedo montano bajo, con un clima cálido muy agradable, Sucúa enamora al visitante desde el primer momento.
El paisaje circundante irradiaba paz y tranquilidad.

La carretera Troncal Amazónica o E45 se encuentra en perfecto estado para la circulación de cualquier tipo de vehículo.

La carretera Troncal Amazónica o E45 se encuentra en perfecto estado para la circulación de cualquier tipo de vehículo.

Al fondo, pequeños cerros de no mucha altura y cubiertos de tupida vegetación nos hacían imaginar el cercano límite fronterizo con nuestro vecino Perú, en ese sector de nuestra patria.

El río Upano discurre sus aguas al extremo oriental de Sucúa y provee de agua limpia apta para utilizarla como balneario natural, que es, de hecho, otro de los atractivos de esa ciudad.

Para trasladarnos hasta Sucúa, desde Quito, tenemos varias alternativas, cada una más atractiva que la otra y, en cada caso, rodeados de diferentes paisajes muy impresionantes.

Si deseamos hacer el tour por la región oriental, viajaremos desde Quito hasta Baeza, pasando por Papallacta por la carretera 28C, o Interoceánica. Desde Baeza viraremos hacia el sur, por la carretera E45 o Troncal Amazónica, y por esta atravesaremos Cosanga, Jondachi, Cotundo, Archidona, Tena y Puyo, hasta llegar a Macas.

Este recorrido es muy vistoso y permite disfrutar de todas las maravillas que ofrece la entrada a la cuenca del Amazonas y su selva. La temperatura es cálida y el clima es muy húmedo, pero todo lo que nuestros cinco sentidos reciben como recompensa es más que gratificante. El recorrido total es de 411 kilómetros, en un tiempo promedio de viaje de seis horas.

Otras dos alternativas para viajar hasta esa ciudad se presentan por la serranía. Nos trasladaremos desde Quito hasta Ambato y desde ahí hay dos opciones: la más convencional es ir por Baños, Puyo, y de ahí a Macas y Sucúa.

La otra alternativa es continuar hasta Riobamba y allí tomar la vía que conduce a la población de Cebadas, para después llegar hasta Macas y Sucúa. Estos trayectos presentan tráficos más densos y se visitan otras poblaciones más convencionales, pero no por ello dejan de ser interesantes.

Sucúa presenta bellos parques, muy bien diseñados, rodeados de bonitas casas y construcciones tanto de tipo clásico como moderno, además de ofrecer todo lo que el visitante necesita para disfrutar de una estadía acogedora. Desde la ciudad se pueden organizar caminatas y paseos a caballo por los alrededores.

Sucúa, río Upano.

Nadar en el río Upano o hacer rafting desde Macas, o desde Sucúa hacia el sur, es otro de los atractivos. Mirar flores y aves silvestres también es parte de los pasatiempos que ofrece este pueblo.

En cuanto a la comida, encontraremos de todo y a muy buenos precios, aunque lo que más se destaca es el ayampaco, que es una especie de tamal con carne de pollo, cerdo o res, envuelto en hojas de plantas típicas de la zona. Otro plato sabroso es la carne de cerdo asada con yuca y plátano verde, acompañada de ensalada. También se ofrecen diversos platos elaborados a base de tilapia.

El tiempo pasa muy despacio en Sucúa y sus alrededores y la vida se hace muy placentera. A mí no me daban muchas ganas de regresar. Próximamente les contaré sobre otros poblados ubicados más al sur, que también tienen mucho que ofrecer. Feliz Año Nuevo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)