15 de mayo de 2015 16:50

Renegade, un Jeep del nuevo milenio

Dentro de la estrategia de FCA, el flamante Jeep desempeñará una función determinante.

Dentro de la estrategia de FCA, el flamante Jeep desempeñará una función determinante.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Carburando

El Jeep Renegade fue el modelo escogido por FCA para inaugurar la línea de producción de la flamante planta de Pernambuco. El vehículo se fabrica desde agosto pasado en la factoría italiana de Melfi, de propiedad de Fiat, desde donde se exporta al resto de Europa y a Norteamérica.

El proceso de fabricación del Renegade en la planta de Pernambuco cumple con los más altos estándares de calidad del Grupo FCA.

El proceso de fabricación del Renegade en la planta de Pernambuco cumple con los más altos estándares de calidad del Grupo FCA.

MÁS SOBRE EL MODELO

La Plataforma 
del Renegade es compartida con el Fiat 500X. A su vez, ambos toman elementos del Fiat Panda.

El Equipamiento de confort y seguridad es muy completo, incluso en las versiones base.

El Renegade llegará a los diferentes mercados de la región desde finales de este año.

Tras la inauguración de la planta, los principales directivos de FCA respondieron preguntas de los periodistas de la región asistentes.

Tras la inauguración de la planta, los principales directivos de FCA respondieron preguntas de los periodistas de la región asistentes.

El Renegade fue concebido para convertirse en el nuevo ejemplar de acceso a la marca, icónica en el mundo todoterreno, pero cuya imagen se encontraba muy vinculada al segmento premium.

Con este vehículo, Jeep ingresa al competitivo segmento de los SUV compactos, en el que espera obtener un buen pedazo del pastel que actualmente se reparten Ford, Chevrolet, Renault y Nissan, entre otras marcas.

Con una longitud de 4,25 metros, una gama mecánica compuesta por motores pequeños de cuatro cilindros y una estructura monocasco, el Renegade se inscribe en la tendencia actual del mercado de todoterrenos ligeros pero se aleja de la tradición del fabricante estadounidense. Dichas cualidades plantean un gran desafío, pues no solo debe convencer a los nuevos usuarios de sus bondades, sino también a los más puristas de que es un modelo digno de llevar la insignia de la marca.

Por ello presenta ciertas características orientadas a lograr el objetivo. Para empezar, su estética combina elementos clásicos de Jeep como las líneas rectas, los faros delanteros redondos y la mascarilla de siete ranuras, con formas suavizadas, materiales de alta calidad y un diseño interior muy atractivo en los que se nota la influencia italiana de Fiat.

No obstante, su principal carta de presentación es ofrecer un comportamiento ‘off-road’ muy superior al de sus rivales directos, incluso en las versiones que no disponen de tracción total.

La rigidez estructural, el diámetro de las ruedas y la altura de la carrocería respecto del suelo son algunas de las características que lo hacen posible.

La prueba de manejo del Jeep Renegade cubrió un recorrido de aproximadamente 500 km, por tres estados del norte de Brasil.

La prueba de manejo del Jeep Renegade cubrió un recorrido de aproximadamente 500 km, por tres estados del norte de Brasil.

Y todo esto se logró sin renunciar a los altos niveles de confort que el Renegade ofrece al circular sobre superficies asfaltadas. Por una invitación de FCA Latinoamérica, gestionada a través de Corporación Maresa, su representante en el país, realizamos una prueba de manejo del Jeep Renegade en un trayecto aproximado de 500 kilómetros, en Brasil.

Luego de asistir a la inauguración del Polo Automotor Jeep, en Goiana, partimos desde la ciudad de Recife hacia el norte de Brasil, atravesando los estados de Pernambuco, Paraíba y Río Grande do Norte. Nuestro destino era la playa turística de Pipa, ubicada en este último, desde donde retornamos al día siguiente por la autopista BR-101, que recorre 12 estados brasileños junto a la costa atlántica.

El trayecto se realizó a bordo de tres unidades, una equipada con un motor diésel de 2,4 litros con caja automática de nueve velocidades y tracción total (un sistema automático por demanda) y otras dos con motor de gasolina de 1,8 litros, caja automática de seis relaciones y tracción delantera.

Todas se destacaron por su comodidad, buen desempeño y bajo consumo de combustible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)