10 de marzo de 2017 15:40

Ginebra vuelve a ser sede de la fiesta del motor

La automoción del futuro, expresada mediante la realidad virtual, tuvo su espacio en el salón. AFP

La automoción del futuro, expresada mediante la realidad virtual, tuvo su espacio en el salón. AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La industria automovilística mundial celebra una nueva edición del Salón del Automóvil de Ginebra, concentrada en un futuro inmediato que plantea incertidumbre política y un crecimiento mínimo del mercado europeo.

La oficializada compra por el francés PSA de Opel/Vauxhall, filial europea de la estadounidense General Motors, dejará su huella en esta muestra, que comenzó el martes para la prensa y el jueves abrió sus puertas al público.

Otros temas que agitan los pasillos de la 87ª edición del salón son las consecuencias económicas del voto sobre el 'brexit' y las próximas citas electorales en el Viejo Continente, particularmente en Holanda, Francia y Alemania.

Expertos creen que podría haber importantes sorpresas luego de la decisión británica de salir de la Unión Europea y de la elección de Donald Trump en EE.UU.

Estos acontecimientos políticos podrían pesar en el comportamiento de los consumidores, pero también en las estrategias de los constructores de autos, importantes­ beneficiarios del libre comercio.

"Hay numerosos factores de incertidumbre en Europa que van a tener un efecto negativo en el mercado", dijo Johan van Zyl, presidente de Toyota Europa, quien espera un "leve incremento" del mercado europeo, que incluye a Rusia.

No obstante, según otros analistas, los dirigentes de los grandes grupos son optimistas porque todo se reanudó correctamente luego de la crisis 2009 - 2013. El mercado europeo creció un 6,8% en el 2016, hasta los 14,64 millones de unidades, alcanzando con ello nuevamente su nivel del 2008.

Los constructores del continente supieron aprovechar esa dinámica. PSA (Peugeot, Citroën y DS), por ejemplo, registró cerca de USD 2 150 millones de beneficio neto el año pasado, cuando hace tres años estuvo al borde de la quiebra.

Volkswagen, por su parte, dio cuenta de un beneficio cercano a los USD 5 500 millones en el 2016, luego de una pérdida el año anterior por el 'dieselgate'. Su principal competidor en Europa, el francés Renault, registró beneficios por USD 3 800 millones.
La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) prevé un crecimiento del mercado del 1% en el 2017.

El sector se prepara, además, para la reducción reglamentaria de emisiones contaminantes, la caída de las ventas de autos de diésel y el desarrollo de los vehículos eléctricos, conectados y autónomos.

Pero más allá de todo esto, el salón es la ocasión para presentar modelos de ensueño. Se estima que un total de 900 vehículos verán la luz hasta el 19 de marzo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)