7 de julio de 2014 15:20

Belo Horizonte se acondiciona antes del partido entre Brasil y Alemania

Fanáticos de Alemania esperan a su Selección frente a un hotel de Belo Horizonte, el 7 de julio de 2014. Foto: EFE

Fanáticos de Alemania esperan a su Selección frente a un hotel de Belo Horizonte, el 7 de julio de 2014. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
EFE
Logo MUNDIAL 2014

La ciudad de Belo Horizonte se acondiciona hoy 7 de julio para recibir el partido entre Brasil y Alemania, que acogerá el estadio Mineirao, de donde saldrá uno de los finalistas del Mundial 2014.

Será el séptimo encuentro que acoja la tercera ciudad más importante de Brasil después del Colombia-Grecia, Bélgica-Argelia, Argentina-Irán y Costa Rica-Inglaterra en la primera fase y el Brasil-Chile de octavos de final.

Será, sin embargo, la primera vez que Alemania pise este recinto, escenario habitual del Atlético Mineiro y del Cruceiro, situado en el barrio de Pampulha.

Brasil, por su parte, pisará el césped del recinto por segunda vez después de ganar a Chile en el partido que supuso el pase a los cuartos de final después de vencer, en el lanzamiento de penaltis, a Chile.

Le trajo suerte entonces al equipo de Luiz Felipe Scolari, que se encontró al borde de la eliminación y donde el meta Julio César se erigió como héroe.

Templo del fútbol de la competición, alberga con continuidad ambientes festivos, que dispondrá de un grado aún superior para el choque entre alemanes y brasileños.

La agitación invade a la ciudad en las horas previas. Los vecinos de esta ciudad capital del Estado de Minas Gerais, la sexta más poblada del país, aguardan con expectación este penúltimo paso antes de situar a su Selección donde querían.

Los primeros accesos ya han sido cortados, lo que ha generado importantes atascos en esta jornada previa. Y eso que la ausencia de la selección brasileña en las horas previas ha relajado el estado de ánimo antes del espectáculo. La expedición de Scolari apurará al máximo en su estancia en Teresópolis, en Río de Janeiro.

El técnico y el capitán Thiago Silva harán una avanzadilla para cumplir con las exigencias de FIFA y dar la rueda de prensa oficial previa al partido. Pero no se ejercitarán sobre el terreno de juego.

Alemania, por su parte, si hará uso del césped del Mineirao con la hora que concede la organización a cada equipo.

Los problemas de tráfico serán mayores que en los anteriores partidos. El desplome del viaducto de cemento en una autovía, en las cercanías de Cidade Do Galo, donde se aloja la selección de Argentina, ha provocado cierto caos en las vías de acceso al estadio.

Fue esa la última tragedia que padeció la ciudad, que contempló la muerte de dos personas además de varios heridos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)