12 de diciembre de 2016 09:09

Boca Jrs. derrotó 4-2 a River Plate en el 'superclásico' argentino 

Jugadores de Boca Jr. celebran  un gol en la victoria 4 a 2 frente a River Plate este 11 de diciembre del 2016

Jugadores de Boca Jr. celebran un gol en la victoria 4 a 2 frente a River Plate este 11 de diciembre del 2016. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 11
Agencia DPA
y Agencia AFP

Boca Juniors derrotó 4-2 a River Plate y subió a la punta del campeonato gaucho este domingo, 11 de diciembre del 2016, en un emotivo partido de la fecha 13 del torneo, en el estadio Monumental que dio marco al mítico superclásico del fútbol argentino.

En un exquisito espectáculo futbolístico, Walter Bou abrió el marcador a los 14 minutos para Boca. Sebastián Driussi, a los 34', y Lucas Alario, a los 40', dieron vuelta el partido para River pero luego llegó la maestría Carlos Tevez para lograr primero el empate a los 62' y luego poner a su equipo en ventaja a los 81', hasta que a Ricardo Centurión selló el triunfo en tiempo de descuento.

Boca trepó provisionalmente al primer puesto de la tabla de 30 equipos, con 28 puntos, uno más que el hasta ahora líder Estudiantes de La Plata, que esta noche buscará recuperar la cima en su visita a San Martín de San Juan. River, en cambio, se fue con un fuerte golpe anímico a pocos días de jugar el jueves la final con Rosario Central de la Copa Argentina, su gran objetivo en el semestre para conseguir el último cupo argentino a la Copa Libertadores 2017.

Más allá del resultado, el estadio Monumental, colmado con más de 60 000 espectadores sólo de River Plate por la política deportiva de seguridad, fue el escenario de un 'superclásico' intenso como pocos. Empezó con mucha fricción pero se convirtió en un partido muy entretenido, de ida y vuelta que motorizaron Tevez, muy afinado en el que podría ser su último clásico si acepta la oferta para jugar en China o si se retira, y luego el "millonario" Andrés D'Alessandro, hasta su reemplazo con su equipo en ventaja por 2-1.

La ambición ofensiva desnudó falencias defensivas en ambos lados, pero también ofreció un gran espectáculo, pocas veces visto en los River-Boca de los últimos años. Boca abrió el marcador a los 14 minutos en un gran jugada de Tévez, que le colocó un exquisito pase a Walter Bou, quien remató cruzado al arco "millonario". En pocos minutos, River dio vuelta la cuenta.

Consiguió el empate con un bombazo de Driussi. Gino Peruzzi quiso despejar un centro de River pero dejó servida la pelota para que Driussi la tomara en el aire y rematara con gran potencia directo al arco "xeneize", hoy defendido por el debutante Axel Werner, de 20 años.

A los 40' Lucas Alario dio vuelta el marcador y puso a River en ventaja con un golazo de cabeza tras un preciso centro de Jorge Moreira, y poco después otro error defensivo de Peruzzi casi le da el tercer gol a los "millonarios". En una muestra de la intensidad del partido, River pasó a los 56' de casi tener el 3-1, con un cabezazo de Alario que se fue apenas desviado del palo derecho de Werner, a arriesgarse al empate de Boca con una gran jugada de contra dirigida por Tevez y un mano a mano de Cristian Pavón que el portero Augusto Batalla logró tapar.

Pero poco pasó hasta que Tévez consiguió la igualdad en una definición ajustada a los 62', aprovechando una mala salida de Batalla. El ex delantero de la Juventus, para confirmarse como figura del duelo, puso en ventaja a su equipo a los 81' con un remate cruzado al ángulo superior izquierdo del portero "millonario".

Cuando el resultado ya parecía sellado, el recién ingresado Centurión sorprendió con el cuarto gol 'xeneize' en tiempo de descuento, que dejó ya sin reacción a River. "Se ganó un partido difícil, en una cancha difícil", resumió el técnico de Boca, Guillermo Barros Schelotto.

"Hice un gran partido y por fin me saqué ese peso que tenía, que creo que era el último que me quedaba", celebró por su parte Tevez tras el triunfo, y evitó precisar si este fue su último 'superclásico'. "La gente de Boca sabe que yo muero por estos colores", aseguró.

"Fue uno de los partidos que más libre me sentí y si nosotros nos concentrábamos en jugar y no protestar ni mirar lo que hacían ellos, teníamos la posibilidad de ganar el partido", analizó el delantero, quien reconoció que su segundo gol fue uno de los más importantes de su carrera.

"Como éste, con la dimensión del clásico, no hay", subrayó. Fue el partido oficial número 198 entre River y Boca, un historial que los 'xeneizes' lideran ahora con 73 triunfos, frente a los 63 que consiguieron los "millonarios", más 62 empates. En tanto, River sin poder ganarle en su estadio a Boca desde 2010 por torneos locales. El "superclásico", pese a contar en sus tribunas con hinchas de River Plate, se jugó en el marco de un gran operativo de seguridad con unos 2.000 policías y seis helicópteros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)