14 de septiembre de 2014 23:36

El Bikini Fitness y Men’s Physique, son dos de las categorías más populares del fisicoculturismo

Andrés Hewitt se ejercita todos los días. En sus rutinas de entrenamiento prioriza el trabajo en hombros, espalda, brazos y abdomen. Al igual que Hewitt, Paula Herrera también acude a diario al gimnasio. Ella nació en Zamora Chinchipe, pero vive en Quito

Andrés Hewitt se ejercita todos los días. En sus rutinas de entrenamiento prioriza el trabajo en hombros, espalda, brazos y abdomen. Al igual que Hewitt, Paula Herrera también acude a diario al gimnasio. Ella nació en Zamora Chinchipe, pero vive en Quito desde niña. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 12
Contento 5
Carlos Rojas. Redactor

Acuden a los gimnasios tres, cuatro y cinco horas diarias. Levantan una y otra vez enormes pesos, se retuercen entre máquinas multifuerza y realizan cientos de abdominales.

Mientras levantan pesas también se quejan por el esfuerzo, sudan a raudales y, sin embargo, todo aquello no es lo más difícil del fisicoculturismo.

Al menos así lo es para Andrés Hewitt, un musculoso quiteño que ahora triunfa en la modalidad de Men’s Physique.
El fornido culturista asegura que la alimentación es lo más complicado de este deporte.

En ocasiones, sobre todo en las semanas previas a una competencia, ha llegado a comer sin ni una pizca de sal.
También ha restringido alimentos, para no ganar peso innecesario, y gasta unos USD 300 mensuales en comida.
Todos esos cuidados, en los que prioriza los alimentos ricos en proteínas, como las carnes, le permiten ganar musculatura y definición.

A diferencia de la modalidad clásica del fisicoculturismo, en la que los deportistas también buscan gran volumen en todo el cuerpo, en el Men’s Physique se da más importancia a la zona superior del cuerpo.

El torso, los brazos y el abdomen juegan un papel más importante que las piernas. Por eso, incluso, los competidores participan con pantalones que llegan hasta las rodillas. Compiten descalzos.

Los cuerpos masculinos deben ser armoniosos, simétricos, y los participantes deben demostrar seguridad sobre el escenario al competir.

Esta modalidad empezó en el 2009 y ha permitido que más personas se animen a practicar.

Se compite por estatura, no por peso corporal. Hewitt participa en la categoría para personas que superan el 1,78 m.

Andrés Hewitt es uno de los que tratan de imponer una nueva tendencia de fisicoculturismo con fitness. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Andrés Hewitt es uno de los que tratan de imponer una nueva tendencia de fisicoculturismo con fitness. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Dos años atrás, Hewitt estaba dedicado por completo a la vida bohemia. Estaba involucrado con la organización de eventos y conciertos.

Sin embargo, sin una razón aparente y en medio de una fiesta, decidió dejar de lado esa vida y buscó un cambio.

Por eso llegó a los gimnasios y ahora es uno de los deportistas con mayores proyecciones en esta disciplina. Reconoce que levantar pesas y tratar todos los días de tener mejores músculos es casi una obsesión.

Este año fue segundo en el Míster Ecuador, en su categoría, y está decidido a llegar al primer lugar.

Entre las mujeres, la categoría similar es la Bikini Fitness.
En esta se busca la armonía de los cuerpos, resaltando lo más posible la feminidad.

Por eso en las competencias influyen el cabello e incluso la coquetería de las participantes sobre el escenario.

Paula Herrera es una de las competidoras con mejores resultados en la temporada.

Ella acude religiosamente al gimnasio Fuerza y Figura, en el sur de Quito. Allí se entrena con la guía del colombiano Wilbert Pérez, entrenador de la Federación Ecuatoriana de Fisicoculturismo. Todos los días realiza pesas, abdominales... pero también ensaya frente al espejo porque las posiciones que adopta deben rayar en la perfección.

Paula Herrera compite en Bikini Fitness y entrena para resaltar la feminidad de la mujer. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Paula Herrera compite en Bikini Fitness y entrena para resaltar la feminidad de la mujer. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Junto con Sharon Vásconez y Darío Molina, ella representará al país en el Mundial Jr. de Fisicoculturismo y Fitness de México, el próximo mes.

A parte de su entrenamientos diario, ella se cuida en la comida y suprimió de su dieta, casi por completo, las frituras.
Quienes se dedican a cultivar sus cuerpos aseguran que este deporte se convierte en un estilo de vida.

El mejor del mundo.  El búlgaro Valentin Petkov es uno de los mejores exponentes de la modalidad Men’s ­Physique. Él ganó el Mundial de Fisicoculturismo y Fitness de Kiev, en septiembre del 2013. Ha sido también campeón europeo de la categoría para competidores que superan el 1,78 metros.

El mejor del país. El campeón nacional es Carlos Gordillo, del Guayas. Él fue el más destacado en el Miss y Míster Ecuador. En esta modalidad también sobresalen Jianio Moncayo, Ricardo Piguave, entre otros. Entre las mujeres, en el Bikini Fitness, la campeona nacional es Natalia Ortega, de Pichincha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (8)