27 de November de 2012 17:57

Barcelonistas se rehúsan a regresar a casa sin un boleto para el domingo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La presencia de la Policía montada fue la única manera de dispersar a los hinchas que se encontraban afuera del estadio Monumental. Cerca de cinco mil personas se dieron cita para hacer fila en las dos boleterías del escenario deportivo.

A las 14:40, las boleterías del estadio permanecían totalmente llenas. Los hinchas hacían fila con la esperanza de que iniciara la venta de entradas. Pese a que desde las 09:00 no se vendieron boletos. Varios hinchas indicaron que a las 08:00 en la boletería 1 se vendieron no más de 50 entradas, pero solo para palco y tribuna. Luego se cerraron las ventanillas. “No han vendido ni una sola entrada para general en todo el día” dijo un hincha que pasó desde la noche anterior en el estadio.

Cerca de las 15:00, más de cien miembros de la Policía Nacional, a pie intentaban dispersar a los hinchas. Mientras ellos continuaban haciendo fila. Aunque no había revendedores en el lugar, en otras partes de la ciudad se ofertaba la reventa de boletos. Para la localidad general los precios están desde los USD 20 a 40, tribuna en USD 60.

Varios minutos después, cinco policías llegaron a caballo. Los hinchas se resistían a ser desalojados. Con cánticos, expresaban su rechazo a los uniformados y criticaban el uso de los caballos para dispersarlos.  “Policía, policía, que amargado se te ve…” era lo que lo más de 2 000 hinchas que se encontraban en esa zona coreaban. En ese momento el disgustó de la Policía fue notorio.

Finalmente la presencia de diez motorizados y la policía montada, logró que los hinchas retrocedieran y empezaran a salir hasta la avenida Barcelona. Aunque no se registraron mayores disturbios, el subteniente Marcos Herrera fue atacado con una piedra por un hincha.

Los vendedores de comida, agua y banderas fueron los únicos beneficiados de la concentración de los hinchas. Pablo Ocaña, vendedor de jugos y agua mencionó que había vendido más de cien botellas con agua desde las 11:00.

Diez minutos después la Policía procedió a desalojar a los hinchas ubicados en la boletería dos. Allí el trabajo de dispersar a los hinchas fue más fácil. La avenida Barcelona se vio un poco congestionada, pues los hinchas se tomaron un carril para caminar. Luego se ubicaron en el centro de la vía desde donde cantaban y gritaban ¡Queremos entradas!.

Los barcelonistas reclamaban la venta de entradas y criticaban que no existía un pronunciamiento oficial sobre el número de entradas vendidas. El relacionista público del club amarillo escribió en su cuenta de Twitter @LuigiMB a las 13:00 que “Dentro de poco se informará la situación de entradas para el domingo. Estamos en el conteo y se dará a conocer los números oficiales”. Ese comunicado dio esperanza a los hinchas.

Hasta las 16:30 muchos hinchas de todas las edades seguían en las afueras del estadio a la espera de que se abran las boleterías. La policía continúa resguardando el lugar. Muchos aseguraron que continuarán esperando, pues están seguros de que aún hay entradas. Ellos tienen la esperanza de ver en vivo a su equipo campeón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)