2 de junio de 2017 15:40

La oferta y todos sus pormenores

Técnicos especializados revisan el estado estético y mecánico del vehículo. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Técnicos especializados revisan el estado estético y mecánico del vehículo. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Carburando

Prácticamente todas las marcas de vehículos y concesionarios que operan en el país cuentan con una división de ve­hículos seminuevos, pues en los últimos años se ha convertido en una importante línea de negocio que, junto con la posventa, les ha permitido compensar al menos parcialmente la caída en las ventas 
de vehículos nuevos.

Estos establecimientos han aportado un carácter formal a un negocio que durante mucho tiempo careció de regulación y que incluso se prestó para perjuicios y estafas a los compradores, tanto en lo referente al estado mecánico de los autos como en su estatus legal.
 Antes de adquirir un vehículo de segunda mano, los distribuidores realizan un breve chequeo general que permita establecer si califica como seminuevo, según los parámetros 
explicados anteriormente. 


Si el auto aprueba esta primera fase, posteriormente se le realiza una minuciosa inspección mecánica en el taller, donde se revisan los sistemas y componentes mecánicos que se consideran claves para determinar su buen 
estado físico y mecánico.

El estado de la pintura es fundamental. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

El estado de la pintura es fundamental. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Además, se aseguran de la legalidad de su procedencia y documentación, con el fin de descartar vehículos que pudieran tener problemas, tales como denuncias de robo, prendas comerciales, que estén registrados a nombre de una persona distinta de la que vende o que no hayan aprobado la Revisión Técnica Vehicular, 
entre otros casos.


Por lo general luego de la revisión inicial, el establecimiento fija un precio tentativo del vehículo, el cual pudiera variar en función del resultado de la inspección técnica más detallada, y se lo propone al propietario. Al final de ese proceso, si ambas partes están conformes, se realizan los trámites correspondientes, se cancela el valor acordado y se cierra la negociación.

Se inspecciona la dirección y los neumáticos. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Se inspecciona la dirección y los neumáticos. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Los precios de los seminuevos se establecen al tomar como referencia el valor del modelo nuevo, al cual se le resta el valor del IVA y una depreciación de entre el 5% y el 10% por cada año de antigüedad del vehículo. No obstante, en la fijación del precio también juega la demanda que tenga el modelo, según la preferencia de los compradores.


En materia de financiamiento, la mayoría de concesionarios de seminuevos trabaja con crédito otorgado por instituciones financieras (el cual generalmente aplica para modelos de hasta tres años de antigüedad y hasta 36 meses plazo), y algunas ofrecen crédito directo.

Los expertos miden la compresión del motor. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Los expertos miden la compresión del motor. Foto: Fernando Robayo/ CARBURANDO

Como centros de negociación que son, estos establecimientos ofrecen una variedad de alternativas a los clientes con el fin de facilitar su acceso. La oferta de crédito también ha contribuido a dinamizar este mercado, para el cual hasta hace algunos años no existía una figura de financiamiento específico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)