17 de abril de 2015 16:00

Seis obreros arreglan la cancha del Aucas para el 'clásico del pueblo'

Estadio del Aucas

Después de las fuertes lluvias de este viernes 17 de abril, se acumuló granizo en la cancha del estadio de Aucas. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 17
Indiferente 1
Sorprendido 5
Contento 4
David Paredes

Raúl Camacho, administrador del complejo de Aucas, tiene seis personas trabajando en el arreglo de la cancha. El objetivo es evitar que el césped del escenario deportivo se deteriore y que el drenaje funcione a la perfección.

Este viernes 17 de abril un fuerte aguacero, que incluyó granizo, deterioró el campo de juego del estadio de Chillogallo. Esto ocurrió a las 12:00 y se prolongó hasta la tarde. A las 15:30 el granizo todavía no se derretía, por lo que la administración del club decidió trabajar inmediatamente bajo la lluvia que caía.

Camacho pidió refuerzos y hasta Ramiro Gordón, administrador del club, ayudó en las tareas de la cancha.

Complejo Aucas

Una pared del complejo de Sociedad Deportiva Aucas, en el sur de Quito, cayó por las fuertes lluvias registradas en el sector. Foto: EL COMERCIO

Según Camacho, la dirigencia confía en la capacidad de su drenaje, por lo que se estima que se podrá jugar sin mayor inconveniente este sábado 18 de abril ante Deportivo Quito, en el tradicional 'clásico del pueblo'.

Pero la cancha no es el único problema en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda. La fuerte lluvia hizo que se derrumbara una pared que separa el parqueadero de  la cancha alterna.

Hasta el momento no se han reportado otros daños. A pesar de esto si hay preocupación en la directiva, ya que el clima no ha cambiado.

Washington Guachamín, encargado de la cancha del estadio, confesó a este Diario que el DT Juan Ramón Silva le pidió que cortara el césped, después de las 12:00, pero no lo hizo.

Estadio del Aucas

Seis obrero intentan limpiar el granizo acumulado en la cancha del estadio de Aucas. Foto: EL COMERCIO

Guachamín asegura que fue una premonición, porque si lo hacia a la hora que el estratega charrúa, hubiera sido imposible que el drenaje funcionara bien.

Hasta el momento, debajo de los palcos se acumula un tumulto de granizo y se está trabajando para evitar inundaciones.

A Guachamín lo acompañaron dos obreros que con palas en la mano trabajaron para sacar el granizo acumulado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)