Tiempo de lectura: 9' 40'' No. de palabras: 1580

Los Chasquis, la tradicional y coqueta pista de atletismo de Quito, parece una locación de película por estos días. Las cámaras van y vienen por medio de la pista, a veces interrumpiendo el trabajo de los corredores, que en muchos casos aparecen de improviso y casi a la velocidad de un automóvil.

Por el lugar, ubicado en La Vicentina, se colocan cámaras de programas de televisión, fotógrafos de diarios y revistas, de productoras de programas de variedades… Todos tienen un objetivo similar: mirar los entrenamientos de Álex Quiñónez y desde esta semana, los flashes apuntarán a las prácticas de Ángela Tenorio, la nueva corredora estrella.

Los dos atletas son las puntas de lanza, las banderas de este momento dulce del deporte base. Hace tres semanas, el esmeraldeño se convirtió en el más veloz de Sudamérica en los 100 y 200 metros. En cambio, hace dos, la oriunda de Sucumbíos, de 17 años, se quedó con las medallas de plata y bronce en el Mundial juvenil de Ucrania.

A ello hay que sumarle que Ecuador tiene clasificados a otros 13 atletas al Mundial de Rusia, que se desarrollará del 10 al 17 de agosto. Allí, las fichas tricolores recaen en la actuación de Quiñónez, del equipo femenino de 4x10 y en la actuación de Diego Ferrín, en salto alto.

Todos quieren estar cerca de Álex Quiñónez
En Los Chasquis es imposible no reconocer a Álex Quiñónez. En los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se volvió mediático. El país, seguidor del deporte, se enganchó con él, cuando corrió las finales de 200 metros con Usain Bolt, el mejor velocista de la historia.

Sin embargo, desde el 2008 cuando Quiñónez barrió con las medallas en los Juegos de Zamora, el atleta ya estaba siendo observado por los metodólogos del atletismo como una prometedora figura.

En las dos últimas semanas, el 'Rayo' tuvo que atender entrevistas, en Quito y en Guayaquil. Habló de su vida, su entrenamiento y no solo eso: Además, repitió, una y otra vez, ante las cámaras de televisión sus salidas en una carrera, como si estuviera grabando una película. "Álex, yo sé que soy una joda… pero ¿podrías repetir otra vez la salida?, le dice una productora de televisión en Los Chasquis.

Quiñónez, quien no se desprende nunca de sus audífonos en los que escucha salsa, asiente con la cabeza y vuelve a ponerse a disposición de los tres camarógrafos que le realizaban las tomas.

Cerca de allí, la profesional cubana Yosvania Molina observa la escena. Desde marzo, la ex entrenadora de los equipos de atletismo de Guayas, está a cargo de su preparación. Además de conducirlo técnicamente, la mujer bajita, robusta y de gesto amigable, se encarga de cobijarlo y orientarlo. Le induce a dejar de lado su timidez y hablar ante los medios, de mostrarse, además de exigirse más en las pistas.

"Yosvania es clave en este momento para Álex. En general, todos intentamos ayudarle, él es un chico muy sencillo y tiene un talento increíble", dice Franklin Tenorio, el presidente de la Federación Nacional de Atletismo.

El ente manejado por Tenorio es el enlace entre el Ministerio de Deporte y los atletas. Él reconoce que la ayuda estatal una de las claves para este momento. En el caso del velocista, él posee una beca A dentro del Programa de Alto Rendimiento de la cartera de Estado.

Anualmente, el Estado invierte en él USD 100 000 para su preparación. Él y otros 22 atletas que también son considerados de élite y forman parte del programa estatal.

En total, se destinan 1 386 000 para su preparación. Por ahora, los resultados están apareciendo.

El pasado viernes, Quiñónez y su entrenadora se desplazaron hacia Guadalajara, una localidad española ubicada en la comunidad de Castilla-La Mancha. Allí permanecerán en un campamento, concentrados únicamente en su preparación. Antes del viaje, el 'Rayo' también estuvo por su natal Esmeraldas para entrenarse y también despedirse de los suyos. En las prácticas también le acompañó Selene Cevallos, integrante del equipo de Relevos 4x100, quien también es dirigida por la cubana Molina.

Como en otros deportes, la presencia de los referentes es clave para los atletas que vienen detrás. "Estoy seguro que en las próximas generaciones vendrán más medallas", dice Freddy Vivanco, entrenador y exmiembro de la Federación. Para él, la presencia de talentos como Quiñónez o el saltador Ferrín sirven de inspiración a los talentos que vienen detrás y piden pista.

¿Quién dijo que los atletas no hacen pesas?

Erika Chávez quiso ser modelo. Tiene 23 años, camina erguida, como en pasarela, posee una figura estilizada y un futuro importante en el atletismo. Su proyección es alcanzar una buena posición o una medalla en las Olimpiadas de Brasil. Ese es su norte y el de su entrenador, el también cubano Nelson Gutiérrez, a quien conoció en el Coca, hace más de una década.

La atleta es parte de un proceso de trabajo a largo plazo diseñada por Gutiérrez, reconocido como uno de los técnicos más capacitados en velocidad. Chávez trabajó con el técnico en el Coca, luego en Ambato y finalmente llegó a Quito para perfeccionar su técnica.

Ella, junto a Yuliana Angulo, Selene Cevallos y la laureada Ángela Tenorio, forman parte del equipo femenino 4x100, cuya proyección es alcanzar, al menos, las semifinales en el torneo de Rusia.

Las corredoras hicieron un tiempo de 43:88 y con ello se clasificaron para la cita mundial. Los éxitos de Tenorio en el torneo juvenil y el hecho de que Cevallos tenga como base Guayaquil impidieron que el grupo trabaje junto. Tenorio y el entrenador Gutiérrez llegaron recién el pasado jueves en la tarde.

El adiestrador cubano es reconocido como uno de los puntales para este momento del atletismo. Él es el mentor de Ángela Tenorio, con quien trabaja desde el 2010.

En enero pasado, Gutiérrez presentó su plan anual de competencia ante un tribunal de metodólogos de la Concentración Deportiva. Allí entregó un proyecto para trabajar un mes en el Centro de Alto Rendimiento de Rioverde en Esmeraldas.

Su pedido fue aceptado, según recuerda el metodólogo Mauricio Cadena. El equipo, en el que estaban Chávez, Tenorio, Bruna Ortega (está lesionada actualmente). Este entrenamiento, según Cadena, fue clave como base para lo que vino luego: los triunfos de Ángela y la clasificación al Mundial del equipo de relevos 4x100.

La semana pasada, solo Chávez y Angulo practicaron en Los Chasquis. En la tarde del pasado miércoles, la entrenadora Ruth Cabrera, asistente de Gutiérrez, les daba indicaciones en el gimnasio, ubicado en la parte posterior de Los Chasquis.

Una vez por semana, las corredoras del 4x100 deben ir al gimansio para realizar ejercicios de explosión y resistencia a la fuerza. La mayoría de las máquinas potencian sus cuádriceps y el bíceps femoral.

Chávez no se desprende de unos audífonos rosados, mientras Angulo canta a todo pulmón un hit del reggaeton llamado: "Te pintaron pajaritos en el aire". Ella es de Santo Domingo y desde hace un par de años defiende el oro y grana de Pichincha. Al igual que Chávez, vive en la residencia de la Concentración Deportiva de Pichincha.

El gimnasio es un espacio en el que confluyen deportista de élite con aquellos que recién empiezan. El jueves, en la mañana, por ejemplo, en el lugar se entrenó Diego Ferrín junto a su entrenador Luis Alberto Piñeros. Ellos también están prestos a viajar para España, en donde harán un trabajo previo al Mundial de Rusia.

Ferrín, un ex basquetbolista, devenido en saltador, no tuvo una buena actuación en el Sudamericano de Cartagena, realizado hace dos semanas. Había esperanza de medalla con él, pero no pudo saltar más allá de 2:19. "Su error fue menospreciar a sus rivales. Hablamos mucho de eso y lo va a corregir", cuenta Piñeros. Se espera que el atleta logre registros de 2:30. "Ya lo ha hecho antes, él sabe que no puede fallar", acota su entrenador.

Las proyecciones y las cosas por mejorar

Freddy Vivanco entrena a Xavier Moreno y Rosa Chacha, quienes estarán en el Mundial ruso. Hasta hace una semana fue parte de la Federación de Atletismo, pero salió del cargo la semana pasada. Antes, hizo declaraciones en contra de los trámites burocráticos en el Ministerio del Deporte, para dar el dinero a los deportistas. Hoy se mantiene como entrenador de Pichincha.

"Hay recursos para apoyar a los atletas. Antes también hubo recursos. Siempre es importante contar con los fondos, pero además, también es clave que los procesos se demoren menos en el Ministerio". Sin embargo, él está optimista con respecto al futuro del deporte base: si se da cuenta, la mayoría de clasificados al Mundial son deportistas de fondo. Ahora han repuntado los velocistas".

El atletismo vive su momento dulce. Además del Mundial, Ecuador espera una gran actuación en el Panamericano juvenil de Medellín, desde el 23 de agosto.

Califique
2
( votos)