1 de septiembre de 2014 18:23

Hinchas apuñalan a árbitro por anular un gol en Bolivia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
DPA

El árbitro boliviano Bruno Martínez fue apuñalado por la espalda por miembros de la barra del club Universitario de Sucre y su estado es delicado, reportó hoy 1 de septiembre el director del hospital público de Sucre.

Martínez era árbitro asistente de sus colegas Gery Vargas y Marco Palma en el cotejo que Universitario perdió 2-1 ante Bolívar el domingo por el torneo boliviano de fútbol.

"Tiene una herida cerca al pulmón, con una perforación de tres centímetros de profundidad por un objeto cortopunzante que recibió en la espalda. Su caso es delicado pero está controlado", informó el médico John Romero.

Martínez fue atacado por exaltados hinchas del club Universitario, mientras sus colegas lograron huir y refugiarse en una vivienda. Los agresores, en tanto, huyeron y son todavía buscados por la policía de Sucre, la capital política de Bolivia.

La ira de los fanáticos de Universitario, equipo que la semana pasada fue eliminado de Copa Sudamericana, nació porque el árbitro central, Gery Vargas, anuló el gol de empate a Bolívar. "No son hinchas, estos son delincuentes", deploró el árbitro Vargas, y lamentó la falta de protección policial después del encuentro.

Marcelo Ortubé, responsable de la comisión de arbitraje de la Liga Profesional del Fútbol Boliviano, pidió hoy a la Policía Boliviana que brinde seguridad antes, durante y después de cada partido a los árbitros del torneo boliviano.

El iracundo ataque al árbitro Bruno Martínez es el primero que se registra en el torneo boliviano. Sin embargo, en 1979, el árbitro brasileño José Roberto Wright salvó de milagro su vida ante el ataque de un centenar de hinchas del club Wilstermann de Cochabamba, en un cotejo de Copa Libertadores ante Olimpia de Paraguay.

Wright había expulsado a cuatro jugadores de Wilstermann. Luego se lesionó uno y el juego se suspendió porque el cuadro boliviano no tenía siete jugadores en cancha. Los hinchas del cuadro local invadieron el campo de juego y agredieron al árbitro y sus colaboradores. La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) optó por el cierre por varios años del estadio Félix Capriles de Cochabamba para partidos internacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)