17 de May de 2013 16:21

Alonso hizo historia en casa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al cruzar en primer lugar la meta del Gran Premio de España de F1, el pasado domingo, Fernando Alonso hizo más que ganar su segunda carrera de la temporada. También consiguió un récord histórico, al menos de manera temporal.

El español se convirtió en el cuarto piloto más ganador en la historia de la máxima categoría del automovilismo, al desempatar con el británico Nigel Mansell en la estadística que los ubicaban en la misma posición (31 victorias).

En una Fórmula 1 más competitiva como la actual y con el acecho de otros pilotos sedientos de triunfos como Sebastian Vettel, Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton, tal hecho implica un gran mérito.

Más meritorio aún sería igualar o superar las 41 victorias del mítico Ayrton Senna, tomando en cuenta que los significativos cambios técnicos, que entrarán en vigencia a partir del próximo año, impiden hacer previsiones sobre el desempeño de las escuderías.

En todo caso, el gran momento histórico que se vive en la 'Scuderia' obedece a dos factores fundamentales. El primero es el evidente salto cualitativo del F138 en relación con el F2012 del año pasado.

Si bien es cierto que el auto no ha brillado en las sesiones de clasificación, en lo que va de la temporada, los técnicos de Ferrari han preferido desarrollar un auto que pueda mantener el ritmo en las carreras antes que ser el más veloz en una vuelta antes de empezar a desplomarse (el caso de Mercedes).

Exceptuando el accidente en Malasia y el incidente con el alerón posterior en Bahréin, dos victorias y un segundo puesto en cinco carreras son resultados que indican que el equipo de Maranello va en la dirección correcta.

El segundo factor tiene que ver con el rendimiento de los neumáticos Pirelli, que requieren un tratamiento muy conservador para evitar que su rápida degradación se traduzca en pérdida de rendimiento en pista y mayor cantidad de entradas a 'pits'.

Hace un par de temporadas, los monoplazas rojos tardaban muchas vueltas en calentar los neumáticos, y para cuando eso sucedía estos ya empezaban a deteriorarse y a perder prestaciones. El actual diseño del chasís y las suspensiones castiga menos a las gomas, permitiendo obtener su máximo rendimiento por un número de vueltas adecuado.

El 1-3 de Alonso y Felipe Massa en Barcelona mostró que, aparentemente, Ferrari llega mejor preparado a la temporada europea del campeonato. No obstante, Vettel y Raikkonen, los líderes provisionales del certamen, buscarán lo suyo en sus circuitos más conocidos.


Alfonso Cucalón, columnista invitado

Cuando el público se apasiona y se vuelve actor de un Gran Premio, el ambiente es incomparable. Con mayor razón cuando la victoria es para el héroe local y para un equipo adoptado como propio por los fanáticos ibéricos.

Fernando Alonso concretó en su patria su segunda victoria del año, reivindicándose del maleficio que le perjudicó en dos ediciones y recuperando su posición de aspirante a la corona.

Fue una victoria inteligente, en la que combinó su pilotaje con la notable mejora de las prestaciones de su Ferrari, y con su estrategia que, como la de todos los participantes, debe calcular la duración de las gomas para cambiarlas en el momento preciso.

Optó por rondas veloces y cortas que obligan a más cambios de neumáticos , al contrario de Raikkonen, quien apuesta a quedarse más tiempo en pista, estrategia con la que conquistó el segundo lugar.

Felipe Massa subió al podio por primera vez en el año, confirmando el buen momento que vive su escudería. Vettel se ubicó cuarto gracias a su pilotaje, ya que su Red Bull, que no tenía el nivel dominante de costumbre, conserva el liderazgo en el campeonato. Rosberg en algo sacó la cara por un contrastado Mercedes, que después de sábados aplastantes vive domingos aplastados, calvario que también sufrió Hamilton , quien ni siquiera entró en los puntos.

McLaren sigue en el limbo, con Button haciendo lo que puede y Pérez que cada vez mejora más. Pero la revelación fue Esteban Gutiérrez: a pesar de que su Sauber no le permitió puntuar, mostró que tiene potencial para el futuro.

La casi colisión en 'pits' entre Hulkenberg y Vergne mostró lo tenso del trabajo de los equipos, que ahora cambian las llantas en menos de tres segundos.

Para el GP de Mónaco se plantea una incógnita: si los Mercedes vuelven a encabezar la largada y siguen perdiendo rendimiento en carrera, se dramatizarían las primeras vueltas en este circuito de tan difícil sobrepaso.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)