10 de julio de 2014 10:09

Alemania evita gestos prepotentes ante la final contra Argentina

La canciller alemana Angela Merkel. EFE

La canciller alemana Angela Merkel fue cautelosa en sus comentarios sobre la final del Mundial. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
EFE
Logo MUNDIAL 2014

Alemania optó mayoritariamente por la prudencia ante la final del Mundial que disputará contra Argentina, por encima del contraste entre la ajustada victoria del conjunto de Lionel Messi sobre Holanda y el 1-7 con que los de Joachim Löw derribaron a Brasil.

Vencer a Argentina en la final del domingo es "factible", a juicio de la siempre cautelosa canciller Angela Merkel, quien viajará a Brasil para asistir al partido -tal como hizo con el inicial contra Portugal- convencida de que "hay que intentar ganar".

Las palabras de Merkel iban más allá de la mera declaración política, ya que se le reconocen una pasión y conocimientos futbolísticos que no surgieron de la noche a la mañana.
La canciller festejó a su selección desde el estadio ya en el Mundial de Alemania de 2006, entonces en su calidad de anfitriona, luego volvió a hacerlo en el de Sudáfrica y ahora lo hará, por primera vez, con la "Mannschaft" en una final.

"Confío en una victoria alemana", apuntó el ministro del Interior y responsable de Deportes, Thomas de Maizire, sin aventurar un pronóstico y recordando que la de Argentina es una selección "muy profesional, compacta y difícil de vencer".

"Hay que evitar que se nos adelanten en el marcador", recomendaba Matthias Sammer, campeón de Europa en 1996 y director deportivo del Bayern Múnich, para quien no debe minusvalorarse el fútbol "minimalista" mostrado hasta ahora por los de Messi.

Los medios se había volcado ya el día anterior a reflejar con euforia la goleada sobre Brasil, pero de algún modo evitando la prepotencia, tal vez porque el país aún se frota los ojos ante un resultado que excedió todos los pronósticos (1-7).

Hoy, los principales periódicos parecían evitar la prepotencia, pese a que la victoria de Argentina sobre Holanda fue mucho más parca que la de Alemania, y sin atreverse a pronosticar que la final será un "paseo", como sentenciaron desde el extranjero medios como el italiano La Repubblica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)