24 de December de 2012 00:03

Un ‘10’ que brindó espectáculo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Damián Díaz fue el volante más influyente en el Campeonato Nacional. Así lo consideraron los entrenadores que participaron en la encuesta. El argentino, incluso, marcó los goles más vistosos del torneo, entre ellos, una acrobática ‘chilena’.

Su valía como mediocampista creativo se demostró con los siete tantos en su cuenta y con el mismo número de asistencias efectivas que culminaron en goles de sus compañeros. Esa vocación ofensiva también se refleja en su constante búsqueda de patear al arco: 76 remates durante el año, 39 de estos fueron al arco.

El DT paraguayo Raúl Duarte, quien dirige al ascendido Deportivo Quevedo, elogió el estilo de juego del rosarino de 26 años y su influencia. “Lo que hizo Díaz para Barcelona fue muy importante. Su visión de la cancha para habilitar a sus compañeros complicó a los rivales. Es un show porque sabe administrar los tiempos, hasta ingeniándose faltas”.

Esa ambición de hacer ‘diabluras’ con el balón lo llevaron al egoísmo en determinados partidos. Por suerte para los canarios, el DT Gustavo

Costas supo corregir ese defecto que mostró el ‘10’ con el técnico anterior, Luis Zubeldía. “Díaz debía entender que su talento beneficiaba al grupo cuando jugaba para todos. Es un jugador muy receptivo y por eso mejoró en su rendimiento. Pero, puede dar más”, aseguró Costas.

El exceso de individualismo generó malestar en sus rivales en ciertos encuentros. Por ello, el ‘Kitu’ recibió 72 faltas a lo largo del campeonato. Ninguna le causó una lesión grave.

Dentro de sus características de juego, marca muy poco, pero sabe correr con el balón pegado a sus pies, hacer fintas y realizar habilitaciones precisas con pases entre líneas y en profundidad.

Además, es un futbolista temperamental, que sabe cómo fastidiar a sus celadores para que el árbitro los amoneste.

En la mente de los hinchas de Barcelona aún están frescos los goles que le marcó a Liga de Quito, en la Casa Blanca, cuando empataron 2-2 con los albos. En aquel cotejo, Díaz hizo dos genialidades, apilando rivales y anotando con potencia dentro del área.

El otro gol que provocó el delirio de los seguidores toreros, lo convirtió ante Técnico Universitario, cuando impactó el balón de ‘chilena’, recordando a Víctor Ephanor. Él fue el dueño del medio campo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)