2 de March de 2015 21:35

Más parejas viven en unión libre en Ecuador desde los 13 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 105
Triste 33
Indiferente 10
Sorprendido 26
Contento 14
María Victoria Espinosa, Dalia Montalvo, Giovany Astudillo y Gabriela Quiroz
Unidad de Investigación y Data

Su fiesta de 15 años fue organizada por su conviviente, Julio Valdez. Kelly Marcillo empezó a vivir con él luego de tres meses de enamoramiento y con apenas 13 años. “Fue amor a primera vista”, dice esta joven al recordar que lo conoció en una fiesta, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Kelly dejó los estudios por ocuparse de los quehaceres domésticos en la casa de su suegra, en donde vive desde hace dos años. Julio, de 20 años, trabaja en una empresa y percibe el salario básico (USD 354), con lo cual cubren los gastos diarios del hogar. Él terminó el colegio, pero pospuso sus planes de estudiar en la universidad porque no le alcanza para cubrir ese rubro. La decisión de vivir juntos le tomó 15 días a Kelly, a partir de que recibió la propuesta de Julio.

En el Ecuador la edad mínima para casarse, en el caso de las mujeres, es de 12 años y, en los hombres, de 14 años. Para la unión libre no hay ninguna restricción.

El Censo de Población realizado por el INEC, en el 2001, registró 23 869 adolescentes casados, entre 12 y 17 años, previa autorización de sus padres. Nueve años después, en el Censo del 2010, esta cifra cayó 43,3%, al ubicarse en 13 517 casos.

Guayas, Pichincha, Manabí son las provincias que lideran la estadística de casados, mientras que Galápagos, Zamora Chinchipe y Pastaza son las que menos registros tienen, en el 2010. El grueso de matrimonios está entre los 16 y 17 años.

Actualmente, el proyecto de Código de Procedimiento Civil plantea que la edad mínima para casarse sea de 18 años (artículo 83). La Comisión de Justicia argumenta que con esta modificación se busca garantizar “la libre elección de la pareja”. Se prevé que en estos días se apruebe esta y otras reformas en materia civil, en el Pleno de la Asamblea Nacional.

Para la madre de Kelly, Rosa Loor, fue muy difícil aceptar que su hija se fuera de la casa, pero la entendió. En ese momento estaba en un proceso de divorcio. “Eso les afectó a mis hijos porque las peleas eran constantes”.

En la última década si bien los casamientos a tempranas edades han bajado, el número de uniones libres subió 30,5%, entre el 2001 y 2010, desde los 13 años (ver cuadro).

Kelly no habla de casarse, pues cree que su hogar estará completo cuando sea madre, por lo que desde hace dos meses dejó de tomar anticonceptivos. “Quisiera tener una niña. Así mi hogar estaría completo. El estudio vendrá después cuando mis hijos estén grandes…”.

Guayas es donde más se dan las uniones de hecho de adolescentes, seguido muy por debajo de Manabí, Los Ríos, Pichincha y Esmeraldas.

Xavier cumplió hace dos semanas la mayoría de edad y Marcia tiene 17 y ocho meses de embarazo, por lo que hace mes y medio se casaron, en su natal Cuenca. Pero en su caso viven separados hasta afianzar su situación económica y tener un lugar para vivir. Él divide su tiempo en una pasantía en una empresa de cerámica y el estudio en el colegio, mientras ella se concentra en terminar la secundaria. Ambos están conscientes de que la responsabilidad ahora es mayor, pero no desistirían de seguir estudiando y terminar una carrera universitaria. Xavier no tiene un ingreso mensual fijo, por eso recibe el apoyo económico de los padres de ella para que los meses del embarazo sean más tranquilos. Con el respaldo de las dos familias construyen un departamento para mudarse cuando nazca su hijo. La familia de Xavier le dio el terreno y financia la obra.

Para Grant Leaity, representante de Unicef en Ecuador, el tener una edad tan baja para casarse en Ecuador supone una vulneración de los derechos humanos. Esto debido a que las personas que se casan en su niñez y adolescencia, en la gran mayoría de los casos, dejan de estudiar, se olvidan de jugar y son fácilmente víctimas de violencia doméstica, abuso sexual y explotación.

Hasta el 2010, de los adolescentes casados, 4 540 sí asistían a un establecimiento educativo frente a los 8 977 que dejaron los estudios. Esta tendencia a dejar de estudiar es mucho mayor en las parejas en unión libre: 46 779 no acudían a ningún centro de enseñanza; mientras 17 775 sí lo hacían.

Hace tres meses Zoila Chiluiza, de 16 años, y Paúl Chiluiza, de 17, también se casaron por un embarazo no planificado, en Quisapincha (Tungurahua).

A diferencia de Kelly y Marcia, Zoila no está conforme con su nueva realidad. Ella reconoce que está con este sufrimiento por relacionarse con malas amistades. "Era tranquila y estudiaba en el colegio, hasta que conocí a Laura y Mayra, quienes me invitaron a salir a discotecas todos los viernes, ahí conocí a muchos amigos, tomábamos y aprendí a fumar…”.

En una de sus salidas empezó una relación con Paúl, pero “llevada por los tragos” amaneció en su habitación. “Habíamos tenido relaciones sexuales, aunque no lo recuerdo y no sabía que tenía que cuidarme, el hijo que llevo en el vientre es producto de esa aventura”.

Él trabaja en el campo y ella limpia casas con cinco meses de embarazo a cuestas. Los padres de Paúl les insistieron en que se casen y los papás de Zoila se negaron a apoyarles.

En esta localidad, para Zoila es común que los jóvenes se unan o se casen temprano. Tiene tres amigas en su misma situación.

El sociólogo Jorge Pérez explica que este tipo de casos se dan más en los estratos sociales bajos y estas uniones no llegan hasta una edad madura. Esto se debe a que desde los 12 a los 17 años se va definiendo la conducta, el comportamiento y la personalidad de los adolescentes. También es común que cambien de opinión rápidamente. De acuerdo con el último Censo, el mayor número de adolescentes casados y en unión libre están relacionados con la agricultura, ganadería, silvicultura; seguido del comercio al por mayor y menor y la manufactura. Los hijos llegan en mayor medida a partir de los 15 años.

Alexis Morales, de 17 años, y su novia Cristina Paredes, de 16, convivieron tres años y tienen dos hijos, pero hace dos meses decidieron separarse. Ahora ella vive en otro barrio, en Santo Domingo, con sus padres e ingresó al colegio nuevamente. En el momento, Morales no tiene empleo y los gastos de los niños los cubren los abuelos maternos y paternos. "Veo a mis hijos una vez a la semana. Es muy triste, pero sé que en casa de los abuelos están mejor".

En el 2001 se registraron 3 830 casos de adolescentes separados y divorciados, entre 12 y 17 años; para el 2010 esta cifra subió 78,8% (6 850).

Para Pérez, la tendencia de estas uniones en la adolescencia aumenta porque sigue un mismo patrón de comportamiento de las madres, quienes por lo general se encargan de inculcar a las niñas que su papel principal se enfoca en ser buenas amas de casa.

Hasta el Censo del 2010, los adolescentes y jóvenes sumaron 3,4 millones, es decir, representaron 23,6% de la población total, por lo que las reformas encaminadas a prevenir embarazos y uniones adolescentes se ha vuelto prioritario para el país.

Kelly aún está convencida de que su unión será para siempre, pues asegura que el respeto y el amor priman en su hogar. “Nunca me voy a separar. Él fue mi primer novio y será mi esposo toda la vida”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (42)
No (3)