5 de octubre de 2014 19:15

Ecuador profundiza su huella ecológica y depreda más recursos naturales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 42
Triste 6
Indiferente 45
Sorprendido 13
Contento 2
Unidad de Investigación y Datos

La salud del Planeta no se puede tomar a la ligera. El reciente informe Planeta Vivo de la WWF revela que el descenso de la biodiversidad y el aumento del impacto de la actividad humana en los recursos naturales son cada vez más preocupantes. Ecuador no es ajeno al ser uno de los países más megadiversos.

En esta décima edición llama la atención que el Índice Planeta Vivo (IPV), que analiza más de 10 000 poblaciones representativas de más de 3 000 especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces, bajó un 52% desde 1970.

En otras palabras: en menos de dos generaciones humanas, el tamaño de las poblaciones de vertebrados se redujo a la mitad.

¿Por qué esto es tan importante? Los seres vivos constituyen el tejido de los ecosistemas que sustentan la vida en la Tierra, y son el indicador de lo que le estamos haciendo al planeta, apunta este organismo internacional.

La biodiversidad se está reduciendo en regiones templadas y en las tropicales, pero la disminución es mayor en el trópico.

Entre 1970 y 2010 se produjo una disminución del 32% en 6 569 poblaciones de las 1 606 especies en el IPV templado.

El IPV tropical muestra una reducción del 56% en 3 811 poblaciones de 1 638 especies durante el mismo período. América Latina presenta la caída más dramática: 83%.

La pérdida de hábitats y la degradación y explotación, debidas a la caza y la pesca, son las principales causas de esta disminución. El cambio climático es la siguiente amenaza común y es probable que ejerza mayor presión sobre las poblaciones en el futuro.

Las poblaciones de especies de agua dulce han disminuido un 76% en estos 40 años y más del 60% del stock de pescado marino ha sido plenamente explotados, sin posibilidad de expansión en el futuro.

Apenas un 2,5% de la masa de agua del planeta es dulce, y solo un tercio de ella es accesible para el hombre. Una muestra de esto es que 2 670 millones de personas en el mundo viven en cuencas que experimentan una escasez grave de agua durante, al menos, un mes al año.

Se usa más de lo que la Tierra puede suministrar

Necesitamos el equivalente a 1,5 planetas Tierra para brindar los recursos, bienes y servicios ecológicos que se usan cada año.Si se continúa a este ritmo, en 2030 se necesitarán dos planetas para satisfacer la demanda de recursos naturales y soportar la huella ecológica actual. En el 2050 se requerirán tres.

Esto significa, por ejemplo, que se corta madera más rápido de lo que los árboles pueden producir, se extrae agua a más velocidad de lo que los acuíferos se pueden reponer, o se emite CO2 más rápido de lo que los océanos y los bosques pueden absorber.

La huella ecológica suma todos los bienes y servicios ecológicos que demanda la humanidad y que compiten por el espacio. Incluye la tierra biológicamente productiva (o biocapacidad) necesaria para los cultivos, el pastoreo y el suelo urbanizado, zonas pesqueras y bosques productivos. También incluye el área de bosque requerida para absorber las emisiones adicionales de dióxido de carbono que los océanos no lo pueden hacer.

Tanto la biocapacidad como la huella ecológica se expresan en una misma unidad: hectáreas globales (hag). El carbono emitido en la quema de combustibles fósiles ha sido el componente dominante de la huella ecológica de la humanidad por más de medio siglo y sigue aumentando. En 1961, el carbono representaba el 36% de la huella ecológica total; en 2010 alcanzó el 53%.

En este estudio aparece una prioridad global clave que es la de desvincular la relación entre huella y desarrollo. Mientras los países de altos ingresos tienen una huella ecológica cinco veces superior a los de bajos ingresos, la investigación demuestra que es posible aumentar el nivel de vida al tiempo que se restringe el uso de recursos.

Los 10 países con mayor huella per cápita son: Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Dinamarca, Bélgica, Trinidad y Tobago, Singapur, EE.UU., Bahréin y Suecia.

Ya se han sobrepasado tres de los nueve límites planetarios: pérdida de biodiversidad, cambio climático y contaminación de suelos y ríos por exceso de nitrógeno.




La demanda de recursos también crece en Ecuador

La huella ecológica del Ecuador, según el último estudio del Ministerio del Ambiente, muestra una tendencia creciente a través de los años.

Del 2008 al 2009, la población del país se incrementó 1,8%, pero la huella ecológica per cápita aumentó 6,11%, pasando de un consumo de 1,53 hag a 1,62 hag per cápita en un año, aunque aún es menor a la media mundial.

El principal factor de variación de este indicador no es el crecimiento demográfico, sino el crecimiento de la demanda de recursos por persona. Hay un aumento de tierras de cultivo, pastizales e infraestructura.

En 2008, el último año para el cual se tiene información disponible, la biocapacidad de la tierra fue aproximadamente 12 billones de hectáreas globales.

El Ecuador todavía no sobrepasaba la biocapacidad mundial hasta el 2009. Sin embargo, de mantenerse la tendencia y los patrones de consumo actuales, es probable que en poco tiempo la misma sea superada, apunta el Ministerio.

El Ecuador es productor y exportador de materias primas, por lo tanto, está utilizando su biocapacidad para abastecer de recursos a otros países con déficit ecológico.

DOS DATOS:
- La producción agrícola mundial es causante del 92% de la huella hídrica global.

- La huella de carbono representa más de un 50% de la huella ecológica global.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)