Tiempo de lectura: 4' 60'' No. de palabras: 821

'Representaciones' es una de las exposiciones estrella de esta edición de Photoespaña. En ella 15 artistas latinoamericanos exponen sus trabajos en uno de los aforos más amplios y emblemáticos de Madrid, la ex Tabacalera. Fueron seleccionados entre casi un millar de fotógrafos en dos "visionados previos", en México y Costa Rica. Y aunque eran portafolios muy distintos entre sí, la comisaria Ana Berruguete encontró una similitud en todos ellos; la idea de la representación. Otro punto en común, su origen, que no es una pequeñez, si se toma en cuenta un titular aparecido en diario El País Semanal, de España, el 6 de julio: "El fotoperiodismo latino conquista el mundo". Algo está pasando por acá y se nota.

"Nos hacen ver cosas que aparentemente no se ven, nos cuentan historias más allá de la pura presentación. Transitan entre el pasado y el futuro, lo soñado y lo figurado; y lo que imaginamos y lo que sugerimos", subraya Berruguete.

Luis Arturo Aguirre tenía ocho años cuando lo vio por primera vez. Iba de la mano de su tía al mercado central de Acapulco y le preguntó: -"¿Tía, él qué es? -"Es un chico-chica", le respondió ella. Desde ese momento, el fotógrafo desarrolló una fascinación por aquellos hombres que podían transformarse en la más bella mujer. Desvestidas surge de la denominación que se da a los travestis en México (vestidas). Aguirre los retrata con el torso desnudo, revelando sus dos esencias, la masculina y la femenina. Phoebe simula a Amy Winehouse. Aguirre se atreve a fotografiarse él mismo, trasvestido.

El costarricense Fabián Hernández evoca a la memoria. Porque pocos conocemos que en Costa Rica, el país sin ejército, ocurrió hace no muchos años una cruenta guerra civil. Duro 44 días y dejó más de 2 000 muertos. Varios de sus protagonistas están vivos, son los "olvidados". Hernández pone cara a estos excombatientes.

En Los matrimonios viejos no se dan los buenos días, la venezolana Irama Gómez se mete en la intimidad de una casa, en donde una pareja de ancianos ya casi no se habla. No sabe si es la costumbre o si ya no tienen nada que decirse. Ellos la acogen, la dejan trabajar a sus anchas, es una más de la casa. Las marcas del tiempo evocan lo que ya solo existe en la memoria.

'Representaciones' incluye a creadores de Argentina, Perú, Brasil, Venezuela, Costa Rica y una gran mayoría de México. La fotografía del continente se encuentra en un buen momento y empieza a salir del encasillamiento que se le otorga en Europa. Las propias características sociales, económicas y culturales de América Latina hacen que su fotografía se relacione sobre todo con el fotorreportaje. Hoy, los creadores experimentan nuevos diálogos con el público. "No se puede hablar de fotografía latinoamericana, es muy impreciso y vago. Cada artista tiene su particularidad, por ejemplo los peruanos están más cerca de los fotógrafos japoneses que los de países vecinos", aclara la comisaria.

Ello no excluye que los latinos sigan atados a un fuerte componente social, incluso en la muestra de La Tabacalera. Es el caso de Leslie Searles, quien decidió captar una realidad poco conocida. La de los haitianos que huyeron de la tragedia que generó el terremoto de 2010 y se instalaron de paso en la Amazonía peruana. Su destino era Brasil. Pronto empezará a retratar su vida en ese país.

Dentro de la cara visible en Photoespaña de un continente emergente y activo está 'Tu/mi placer', una propuesta singular y poética de la intimidad. Del reducido espacio de la pareja y la familia. El guatemalteco Luis González Palma y la argentina Graciela Oliveira hacen una reflexión sobre ello. Textos de boleros y narraciones creadas por ellos acompañan cada foto en las que hablan del deseo de tener un hijo, de la separación o de la idea de que lo que nos seduce del otro no es el cuerpo sino lo que vemos inscrito en él.

La exposición más cercana al fotoperiodismo es la del mexicano Fernando Brito. Un planteamiento desgarrador de la violencia que vive su país en las imágenes de cadáveres captados en la escena del crimen. Mientras que la obra de Nereo López, que se exhibe en Cuenca, deja ver una Colombia fascinante: las transformaciones que vivió ese país entre el siglo XX y comienzos del XXI.

Photoespaña volverá el próximo año con América Latina como su gran apuesta. Habrá visionados en Venezuela y Brasil. Se espera más participación de Ecuador. "Donde hay muy buenos fotógrafos y festivales", concluye Berruguete.

Califique
2
( votos)