Tiempo de lectura: 1' 33'' No. de palabras: 255

Stéphane Hesselq, intelectual de muchos méritos, quien murió el martes a sus 95 años, será recordado por dos hechos puntuales: su colaboración en la redacción de la Declaración de los Derechos Humanos y su más reciente crítica al capitalismo, plasmada en el libro '¡Indignaos!', publicado en 2010 y que se vendió por millones alrededor del mundo.

Las protestas de España y Francia del 2011 han sido relacionadas con este libro. En palabras de Raúl González, un politólogo implicado en las protestas españolas, quien fue consultado vía correo electrónico por este Diario, "Hessel, con sus últimos libros, sirvió de inspiración para todos los movimientos de protesta en Europa, entre ellos los indignados del 15M".

Jorge Luis Gómez, profesor de filosofía de la U. San Francisco, opina que hay que diferenciar al Hessel de la primera mitad del siglo XX, y a la influencia que tiene hoy en las protestas. Hessel perteneció a una generación que fundó las instituciones que en la actualidad defienden los derechos humanos. Pero esas instituciones están ahora en descrédito "nuestra sociedad actual sigue siendo injusta de principio a fin, los sistemas crediticios internacionales, la salud, la educación, etc.", afirma Gómez.

"La indignación de la juventud contemporánea -continúa- es ingenua y superficial pues no ataca verdaderamente al sistema". El papel que Hessel atribuyó a los jóvenes como fuerza de cambio queda, sin embargo, plasmado es sus libros.

Califique
2
( votos)