Una de las técnicas más utilizadas es la de láminas asfálticas, que se colocan mediante el calentamiento. Foto: cortesía Imptek

Una de las técnicas más utilizadas es la de láminas asfálticas, que se colocan mediante el calentamiento. Foto: cortesía Imptek

El verano es el momento ideal para impermeabilizar la casa

Redacción Construir  
(I)

Los problemas de humedad son causados, en gran parte, por la falta de una buena impermeabilización. Esta se considera fundamental para el mantenimiento de las casas, ya que protege contra el paso del agua y la humedad que se forma en paredes y techos. Al impermeabilizar, uno prolonga la vida útil de cualquier construcción.

¿Cómo lograr una buena impermeabilización? Lo principal es buscar asesoría de especialistas, especialmente con relación a materiales y técnicas.

Esta metodología ayudará a identificar puntos que pueden ser susceptibles a humedad y filtraciones en el futuro.

Es recomendado realizar los trabajos de impermeabilización durante el verano, ya que llevarlos a cabo en épocas de lluvia no permitiría el secado correcto de los materiales. Al efectuar estos trabajos en el verano, los materiales pueden adherirse a la superficie de forma adecuada, garantizando que la impermeabilización será efectiva, explica el Arq. Sebastián Prado, coordinador del Área de Soluciones Técnicas de Imptek.

En cuanto a productos, siempre seleccione el más adecuado para la superficie que desea impermeabilizar. El material debe ser de buena calidad, ya que tiene que resistir cualquier tipo de filtración a largo plazo.

Se requiere mucho cuidado al tratar puntos como desagües, tuberías y antenas, ya que estos atraviesan la cubierta, haciéndolas vulnerables al paso del agua, explica Prado.

El espacio por tratar necesita estar seco y libre de polvo o materiales sueltos. También, asegúrese de que no existan grietas. Puede utilizar una malla para reforzar puntos débiles como bajantes, en los cuales se puede acumular agua.

Para reducir el taponamiento causado por lluvias, mantenga los desagües limpios y la superficie limpia y despejada.

Es sumamente importante impermeabilizar desde los cimientos y la estructura hasta las cubiertas, así que ese trabajo debe incluirlo en el presupuesto durante la planificación de la obra. Esto brindará mayor garantía a la propiedad.