La pileta contempla cuatro tipos de chorros bien definidos. La iluminación ornamental es a base de diodos LED. Foto: cortesia Municipio de Ruminahui

La pileta contempla cuatro tipos de chorros bien definidos. La iluminación ornamental es a base de diodos LED. Foto: cortesia Municipio de Ruminahui

La pileta es el nuevo gancho de Sangolquí

Redacción Construir (I)

Uno de los sitios más concurridos de Sangolquí, cabecera cantonal del cantón Rumiñahui, es el redondel que se forma entre las avenidas Abdón Calderón y General Enríquez.

Y aunque era un remate arquitectónico y urbano de gran importancia, hasta hace un año era un sitio amorfo, vacío, sin ninguna gracia. Ahora, en cambio, es uno de los elementos decorativos más bonitos que tiene la pujante ciudad. ¿La razón? Una flamante pileta con iluminación decorativa, que se ha convertido en uno de los íconos de la urbe.

El constructor fue el Arq. Fabián Escorza y la inversión municipal fue de USD 378 174.

La pileta contempla cuatro tipos de chorros bien definidos. La iluminación ornamental es a base de diodos LED. Fotos: cortesia Municipio de Ruminahui

Foto: cortesia Municipio de Ruminahui

La obra de albañilería se conformó por la construcción de cinco fuentes revestidas de fachaleta de piedra, los pisos de baldosa de cerámica y el mobiliario urbano que incorporó bancas de cemento frente al supermercado Santa María.

La fuente ornamental está compuesta de 4 segmentos de agua bien definidos: chorros de agua danzante tipo arcoíris, chorros de agua tipo corona, chorros tipo lanza y una pared de agua pulverizada.

Para la iluminación se utilizaron bombas sumergibles y bombillas LED RGB. Además, cuenta con un sistema de sonido con música ambiental.

El centro contiene un deck de PVC-madera y la jardinería es de plantas de fuste bajo.