El estadio del Club Atletico de Sao Paulo es una de sus creaciones más celebradas por la arquitectura funcional. Foto:  www.archdaily.com.

El estadio del Club Atletico de Sao Paulo es una de sus creaciones más celebradas por la arquitectura funcional. Foto: www.archdaily.com.

Paulo Mendes da Rocha ganó el Premio Imperial

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com


El arquitecto brasileño Paulo Mendes da Rocha fue anunciado el 14 de septiembre  de 2016 como el ganador del Premio Imperial 2016 (Praemium Imperiale) para la arquitectura. Este es un reconocimiento otorgado anualmente por el Gobierno japonés en cinco campos del arte y uno de los más prestigiosos del mundo.

Los otros ganadores de esta edición son Martin Scorsese (teatro/cine), Cindy Sherman (pintura), Annette Messager (escultura) y Gidon Kremer (música).

La solemne premiación se realizará en Tokio el próximo 18 de octubre y cada premiado recibirá 15 millones de yenes (más de USD 146 000) y una medalla, entregada por el príncipe Hitachi.

El arquitecto paulista será representado en la premiación por su hijo, el arquitecto Pedro Mendes da Rocha, convirtiéndose en el segundo brasileño en recibir el premio, tras Óscar Niemeyer (2004).

Creado en 1989, el Premio Imperial de Japón ha reconocido la trayectoria de arquitectos como Dominique Perrault (2015), Steven Holl (2014), David Chipperfield (2013), Henning Larsen (2012), Toyo Ito (2010), Peter Zumthor (2008) y Rem Koolhaas (2003), según el portal chileno Plataforma de Arquitectura.

Entre las obras destacadas del artífice de 87 años, quien recibió el Premio Pritzker en el 2006, se encuentran el Museo Brasileño de Escultura, la Pinacoteca del Estado de São Paulo y el Pórtico de la Plaza del Patriarca, informa el portal reforma.

De 87 años, es el segundo  brasileño en obtener este prestigioso galardón japonés

A pesar de tener casi 90 años, Paulo Mendes da Rocha no aparenta su edad -se ve mucho más joven- y su creatividad y energía no muestran signos de debilidad”, se lee en el sitio oficial del premio.

"Muchos de sus proyectos realzan el atractivo natural de materiales simples, como el concreto y el acero, y son estructurados para aprovechar los espacios al máximo”.

Aunque la mayoría de sus obras fueron creadas para la ciudad de São Paulo, donde reside, el artífice también ha creado fuera del mismo: en 1970 construyó el Pabellón Brasileño para la Feria Internacional de Osaka, Japón, y el año pasado concluyó el Museu dos Coches, en Lisboa, Portugal.

Da Rocha, que comenzó su carrera en los años 50 y era parte del movimiento que entonces se consideraba el vanguardismo en São Paulo, la llamada Escuela Paulista, ha dedicado su carrera a la creación de edificios y espacios guiado por un sentido de responsabilidad hacia los residentes de esas edificaciones y de la sociedad en general.

A lo largo de su amplia carrera, ha mantenido un estilo propio, adquirido en la Universidad de São Paulo.

Para su colega Luis Fernández Galiano, Mendes es la arquitectura integral. “Paulo es un personaje irónico y dulce, de una modestia elegante y reflexiva, cálidamente emboscado tras la sonrisa y el poblado bigote mientras se hace malentender en tres idiomas”.

“No veo esto como un premio para mí como persona, sino una suerte de conmemoración de nuestra amistad, de la gente de Japón y la gente de Brasil”, dijo el segundo arquitecto brasileño, después de Óscar Niemeyer, en recibir este galardón.