El diseño del mobiliario para libros es esencial en el estilo decorativo. Hay que acompañar los libros con accesorios. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El diseño del mobiliario para libros es esencial en el estilo decorativo. Hay que acompañar los libros con accesorios. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La organización de los libros hace parte de la decoración interior

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

Un sitio habitado por un amante de los libros se identifica por la presencia destacada de estos. De ahí la necesidad de encontrar la mejor forma de disponerlos en el espacio, de manera que luzcan organizados y, además, aporten con el estilo interior.

El interiorista José Antonio Rivas explica que no solo la biblioteca es el sitio para organizar los libros. “Hay innumerables formas de incorporar los libros a la decoración. Se puede hacer en cualquier sitio de la casa y con diferentes recursos”.

Diferentes tipos de muebles organizadores son la forma más común de organizar libros. Pero también se pueden colocar indistintamente en repisas, sobre mesas auxiliares o en esquineros compartidos, explica Rivas.

“Incluso colocar tres o cuatro libros sobre la mesa de centro es una forma de decorar. Así estos reemplazan a los accesorios comunes y, de paso, dan cuenta de que en esa casa hay una persona que gusta de la lectura, además de que esta persona tiene los libros de su preferencia en los sitios que más le guste leer”.

Cuando se eligen grandes muebles para organizar los libros –indica el profesional- lo importante es aplicar ideas originales para que no sean las típicas bibliotecas. “Se pueden elegir estantes en niveles disparejos o inclinados; no necesariamente cuadrados, sino de formas no convencionales, según el espacio con el que se cuente”.

Otra opción es cubrir toda una pared con estantes disparejos, a manera de repisas, cuando la cantidad de libros que se quiere organizar es grande. “En cualquiera de los casos, lo importante es procurar un diseño original del espacio, que también puede darse en función de los materiales y colores”.

Otra cuestión que hay que tomar en cuenta para que los libros se introduzcan en la decoración –acota el interiorista- es acompañarlos por un accesorio decorativo. “No siempre debe ser así, ya que en la mesa de centro, por ejemplo, lo libros ya decoran por sí solos, pero cuando se colocan en estantes o muebles se puede intercalar, colocando libros y accesorios en cada espacio”.