Los objetos para guardar cosas lucen como complementos decorativos en la casa. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Los objetos para guardar cosas lucen como complementos decorativos en la casa. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

La organización va de la mano con el estilo decorativo

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

Los baúles son la referencia para nuevos diseños de elementos almacenadores y organizadores que, al mismo tiempo dan su toque decorativo a cualquier estancia de la casa en la que se usen.

Una alternativa de este tipo son las cajas en conjunto, con diseños especiales, que se acoplan a estilos contemporáneos, modernos y rústicos.

La razón de que se usen en composiciones de varias cajas es su tamaño que, a diferencia de los baúles que se pueden usar de forma individual, no resaltarían en el ambiente, ya que son pequeñas.

Miguel Ángel García, representante de Kare, indica que el uso de estos objetos, en especial de los baúles, fue una tendencia hace mucho tiempo y hoy regresa en formas y estilos renovados como los de las cajitas en conjunto.

“La ventaja es que se pueden colocar en cualquier sitio de la casa, según la composición del espacio y las necesidades del mismo. Además de que mantienen las cosas bien guardadas y, por ende, la casa no se ve desordenada, los baúles y cajas decorativas cumplen un papel similar al del mobiliario”.

El interiorista sugiere el uso de estas alternativas tanto en las zonas sociales como en las íntimas. Para el caso de la sala, se puede colocar un baúl o una composición de cajas junto a un sofá, a manera de decoración y, de paso, almacenar allí revistas u objetos que se usen en ese espacio.

En el comedor recomienda uno o dos baúles, que si son grandes se pueden usar como consolas auxiliares de la mesa y, además, almacenadores de vajilla y mantelería.

En los dormitorios también se pueden colocar accesorios como lámparas sobre estos elementos y guardar en ellos las cobijas, ropa o los objetos de uso personal.

Los conjuntos de cajas son una alternativa que los profesionales del interiorismo recomiendan, por ejemplo, para los espacios de los más jóvenes de la casa, ya que su estilo sugiere menos formalidad.

Sin embargo, esta no deja de ser una opción para los adultos. Según García, todo depende de la posición en la que se coloquen las cajas. “Si estas van una encima de otra y todas alineadas en posición frontal se pueden ver más serias, pero si el estilo es descomplicado se pueden poner de forma desordenada para este estilo”.